Rubéola

Qué es: Padecimiento viral e infectocontagioso acompañado de brote eruptivo en la piel.

Afecta: Sistema inmunológico. Sistema respiratorio. Piel y ojos. En casos graves Sistema nervioso.

Tipo de Enfermedad: Viral - Erupciones en la piel.

Tiempo de recuperación: Unos 15 días.

Artículo revisado y aprobado por Nuestro equipo médico siguiendo la politica editorial
Última Actualización: 09/25/2019

Consulta a tu médico siempre / NO te automediques / Esta es una Guía informativa

La Rubéola es un padecimiento de tipo viral y altamente contagioso. El agente causal es el virus de la Rubéola. Usualmente este padecimiento afecta a niños y jóvenes, pero los adultos también lo pueden padecer, incluso las mujeres embarazadas. Este virus otorga memoria inmunológica a quien lo padece; es decir, la persona que fué contagiada no lo padecerá nuevamente.

A pesar de ser un padecimiento altamente contagioso, la infección es leve en la mayoría de los casos. El virus se transmite por medio de las gotitas expulsadas cuando la persona tose, estornuda o se tiene contacto directo con alguno de sus fluidos como la saliva. Actualmente según la Organización Mundial de la Salud (OMS), este virus sólo lo contraen los humanos.

El virus entra al cuerpo y tarda entre 5 días a 1 semana en esparcirse por completo. Los 5 primeros días luego de la aparición de la erupción son los de mayor contagio. Una característica de este padecimiento es la aparición de brotes, erupción o pápulas (exantema) en la mayoría de los casos acompañado de conjuntivitis e inflamación de los ganglios.

Medicamentos relacionados

Los síntomas de la Rubéola son:

Tratamientos naturales para la Rubéola

Por lo general, los síntomas más comunes como fiebre, malestar general entre otros se manifiestan 5 días antes. El tratamiento para el virus de la Rubéola es totalmente preventivo para el cual se administra una vacuna llamada Triple Viral. La administración de antipiréticos y analgésicos, entre otros, ayudan en el alivio de los síntomas ya que no existe un tratamiento específico durante el contagio.

Estos son algunos medicamentos que puedes tomar:

Medicamentos para la Rubéola

¿Qué medicamentos puedo tomar?

La consulta previa con un médico, especialista en pediatría o infectología es importante para la indicación de cualquier medicamento. Un diagnóstico claro y el tratamiento adecuado permiten la recuperación rápida y efectiva.

Los medicamentos que se presentan a continuación no curan la Rubéola pero si alivian y controlan sus síntomas.

La vacuna Triple Viral es la medida preventiva ante el padecimiento. La administración de esta vacuna solo puede ser realizada por profesionales en el área de salud; el protocolo y esquema de administración debe ser respetado.

Presentaciones ¿Cuál debo elegir?

El tratamiento de la Rubéola esta completamente dirgido al alivio y control de sus sintomas. Medicamentos como analgésicos, antiinflamatorios y antipiréticos son los más recomendables en estos casos, evitando el uso de ácido acetilsalicílico. Estos son las presentaciones más utilizadas:

Medicamentos para la Rubéola en niños y bébes

La administración de medicamentos en niños y bebés se debe realizar bajo la valoración, indicación y supervisión de un pediatra. En el caso de la Rubéola no se deben administrar medicamentos que contengan en su composición ácido acetilsalicílico como la Aspirina. Este compuesto causa en el niño Sindrome de Reye manifestandose con un daño en el cerebro del pequeño.

Estos son algunos de los medicametos más utilizados:

En caso de manifestarse un efecto no deseado como diarreas, vómitos entre otros, es recomendable llamar al pediatra o acudir a un centro de antención de emergencias.

Remedios naturales para la Rubéola

La preparación y uso de remedios hechos en casa también son efectivos ante este padecimiento. Las propiedades naturales de ingredientes como la sábila y el tomillo entre otros ayudan a mejorar los síntomas. A continuación algunos remedios efectivos:

Tipos de Rubéola

El virus de la Rubéola también es conocido como Sarampión Alemán, sin embargo no quiere decir que este sea una clasificación de este padecimiento. Este nombre es asignado a raíz de su señalamiento, descripción y estudio en tiempos del siglo XVIII por los alemanes. En pocas palabras, la Rubéola no presenta clasificación alguna pero si puede desencadenar otras complicaciones a partir de ella, como por ejemplo encefalitis.

Es importante resaltar que es posible el contagio en aquellas mujeres no vacunadas y que se encuentren embarazadas. El contagio durante el embarazo da lugar al:

Causas de la Rubéola

La causa de este padecimiento es el virus de la Rubéola pertenciente a la familia de los Togavirus y al genero de los Rubivirus. El ser humano es el único portador para este virus en la actualidad, por ende es el único capaz de transmitirlo. El virus se transmite a través de las gotitias Pflügge y estan llegan al nuevos huésped por medio de:

Cualquier contacto con el fluído bucal y nasofaríngeo (nariz y garganta) del paciente es motivo de contagio. El virus alcanza su índice de contagio a la mitad y parte final de la etapa eruptiva, dónde las pápulas rompen y forman ronchas que posteriormente caen.

¿Cómo se cura la Rubéola?

La consulta con un médico es escencial para la valoración de la erupción y tener un diagnóstico más preciso.  El cumplimiento con la vacuna Triple Viral es el primer paso en la guerra contra el virus. Este padecimiento no tiene cura, sólo se puede prevenir con vacunación previa o tratar sus síntomas una vez contagiada. A continuación se muestran algunas sugerencias contra el padecimiento:

  1. Acudir a un médico bien sea internista, pediatra o infectólogo para la respectiva valoración.
  2. Seguir las indicaciones al pie de la letra.
  3. Mantenerse en casa y preferiblemente en la habitación si comparte vivienda, durante los días de contagio.
  4. Administrar y consumir tratamiento indicado para el alivio y control de los síntomas como analgésicos, antiinflamatorios y antipiréticos. De necesitar otro tipo de medicamentos, seguir las indicaciones del médico al pie de la letra.
  5. Evitar consumir medicamentos que contengan ácido acetilsalicílico en su composición.
  6. Consumir abundantes líquidos para evitar la dehidratación y aplacar los síntomas de la fiebre.
  7. Consumir jugos cítricos para mantener el cuerpo hidratado y fresco ante el malestar general.
  8. Preparar remedios naturales en casa que ayuden en la mejoría de los síntomas, como un baño de manzanilla o infusión de saúco.
  9. No romper las pápulas; dejar que cumplan su período.
  10. Usar cremas como el Caladryl para disminuir el ardor y picor de la heridas.
  11. Seleccionar utensilios diarios como cubiertos, platos, cuchillos y vasos entre otros y apartarlos para uso exclusivo.
  12. Solo las personas que hayan padecido el virus pueden tener contacto con la persona actualmente contagiada.

Enfermedades relacionadas