Sarampión

Qué es: Es un padecimiento viral altamente contagioso y de tipo exantemático por la aparición de manchas en la piel.

Afecta: Sistema respiratorio, nervioso, inmunológico. Piel y ojos.

Tipo de Enfermedad: Viral - Erupcciones en la piel.

Tiempo de recuperación: Unos 15 días.

Artículo revisado y aprobado por Nuestro equipo médico siguiendo la politica editorial
Última Actualización: 09/25/2019

Consulta a tu médico siempre / NO te automediques / Esta es una Guía informativa

El sarampión es una enfermedad de tipo vírica, contagiosa e infecciosa que afecta a cualquier persona, pero en su mayoría a niños y adolescentes. Este virus perteneciente a la familia paramyxoviridae del género Morbilidad se puede adquirir por medio del estornudo y tos de la persona que lo padece. En su etapa inicial, la persona manifiesta síntomas similares al resfriado común, por lo que se tiende a confundir el diagnóstico.

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud) a los 8 a 12 días luego del contagio aparecen los síntomas iniciales reales del virus. La aparición de sarpullido o lesiones en la piel es un signo característico.

El virus puede vivir fuera de la persona en cualquier superficie y en el aire por un período aproximado de 2 horas. Es importante que los familiares en casa estén al día con su esquema de vacunación; la vacuna contra este virus se llama Triple Viral. Las complicaciones y consecuencias de este virus pueden ser graves desde una simple infección de oído, encefalitis, ceguera, diarrea, convulsiones y en el peor de los casos, la muerte.

Los síntomas que se presentan en el Sarampión son:

Los mejores medicamentos para tratar el Sarampión

La aparición de estos síntomas es de manera progresiva, al inicio se confunde con signos y síntomas de un refriado común; pasado los 8 días la aparición de las manchas rojas y otros síntomas confirman el diagnóstico.

La atención principal del padecimiento es preventiva, por lo que vacunarse contra el sarampión es importante. No hay un tratamiento específico contra el padecimiento una vez se ha contraído. El uso de analgésicos y antipiréticos como la Dipirona son los más usados en el alivio de los síntomas como fiebre y dolores en el cuerpo.

Estos son los medicamentos que puedes tomar:

Medicamentos relacionados

Medicamentos para el Sarampión

¿Qué medicamentos puedo tomar?

Los medicamentos a utilizar en este padecimiento están dirigidos al alivio y control de los síntomas. La valoración médica permitirá la elección del tratamiento indicado, más en el caso de manifestarse algún otro padecimiento producto del virus. Los medicamentos más utilizados son:

Es recomendable consultar a un médico antes de adquirir o administrar cualquier medicamento. La elección del medicamento será favorable dependiendo en el orden e intensidad que aparezcan los síntomas.

Presentaciones ¿Cómo saber cuál elegir?

Medicamentos para el Sarampión en niños y bebés

Debido a que el Sarampión es un padecimiento que afecta en su mayoría a bebés, niños y adolescentes la valoración por un médico es de suma importancia. La elección del medicamento indicado dependerá de la intensidad de los síntomas y de las complicaciones que este pueda presentar. El tratamiento se enfoca en el alivio de los síntomas como la fiebre y el malestar general; sin embargo pueden presentarse infecciones y otro tipo de complicaciones que necesite la administración de otros fármacos.

Estos son algunos de los medicamentos más utilizados:

Remedios naturales para el Sarampión

Los remedios caseros o naturales son en muchos casos la alternativa perfecta para aliviar y tratar los síntomas de las enfermedades. Estos preparados hoy en día se utilizan como tratamiento complementario en cualquier problema de salud. A continuación algunos remedios de fácil preparación y uso:

Estos son solo alguno de los remedios más utilizados para el alivio de los síntomas y control del malestar general causados por el virus.

Tipos de Sarampión

Actualmente no se ha descubierto la existencia de más de un virus del Sarampión. Los especialistas en epidemiología, medicina molecular, bacteriología, microbiología entre otros, se encargan de estudiar los cambios o mutaciones que estos virus pueden manifestar. Sin embargo el Sarampión presenta características en su estructura molecular que permite a los especialista saber a qué parte del mundo pertenece el virus.

Haciendo a un lado el hecho de que solo existe un solo virus causal, para este padecimiento la primera opción es la vacunación. En algunos países el virus se encuentra completamente erradicado, pero en otras zonas del mundo como en África todavía se encuentra activo, por ello es importante la detección temprana por parte de los especialista para una atención oportuna.

Causas del Sarampión

La causa principal de este padecimiento es el Paramixovirus del genero Morbillivirus. La manera de contagio es a través de gotitas o conocidas en términos de salud como gotitas de Pflügge. El virus permanece activo y con vida sobre cualquier superficie y en el aire por un periodo máximo de 2 horas, durante este lapso de tiempo las gotitas de Pflügge causan el contagio por medio de:

En resumen cualquier secresión o líquido expulsado por la boca o nariz puede contagiar el virus. El Sarampión tiende su entrada a través de la mucosa ya sea de los ojos, nariz o boca por lo que el simple habla o acercamiento máximo a una con quien lo padece es suficiente para contagiarse. Solo aquellos que cuenten con la vacuna estarán exentos de contagio. Este es un virus que solo es portado y transmitido por seres humanos, los animales no lo padecen y por ende no lo transmiten.

¿Cómo se cura el Sarampión?

Lo principal es combatir el virus cumpliendo con el debido esquema de vacunación; la vacuna triple viral protege al organismo contra 3 virus siendo importante en este caso el Sarampión. Una vez contagiada la persona se pueden realizar estas serie de acciones que ayudarán a una mejor recuperación:

El uso de tratamiento especial dependerá de las complicaciones que aparezcan en el desarrollo del padecimiento como infecciones de oído, neumonías, diarreas entre otras y estas deben ser tratadas por separado.

Enfermedades relacionadas