Qué es: Padecimiento inflamatorio degenerativo.

Afecta: Articulaciones.

Tipo de Enfermedad: Crónica.

Tiempo de recuperación: Dura toda la vida en adultos. En niños es curable.

La Artritis Reumatoide es uno de los padecimientos artríticos más frecuentes. Su efecto más conocido y característico es la rigidez y degeneración de las articulaciones por efecto del propio sistema inmunológico de la persona.

 

Los síntomas más frecuentes de la Artritis Reumatoide

Algunos de los síntomas se pueden presentar con mucha anticipación a la rigidez articular. La mayoría de los síntomas del padecimiento, incluyendo los iniciales, son:

  • Rigidez de las articulaciones en las mañanas.
  • Cansancio.
  • Pérdida del apetito.
  • Fiebre de temperatura baja o elevada dependiendo del tipo.
  • Debilidad muscular.
  • Pérdida de peso.
  • Entumecimiento de articulaciones.
  • Inflamación de articulaciones.
  • Enrojecimiento en la zona afectada.
  • Calor en la zona de inflamación.
  • Dolor en articulaciones.
  • Pérdida de movimiento en articulaciones.
  • Deformación articular.
  • Inflamación de los ganglios.
  • Formación de nódulos en las articulaciones.
  • Quistes detrás de las rodillas.
  • Resequedad en la boca.
  • Resequedad en los ojos.

Cuando la enfermedad ya está presente y no se le da seguimiento mediante algún tratamiento, puede llegar a afectar a otros órganos como:

  • La vista, por inflamación de las glándulas lacrimógenas y salivales.
  • Pulmones, inflamando el tejido pulmonar y el revestimiento que rodea los pulmones.
  • Corazón, por inflamación del revestimiento que lo cubre.
  • Inflamación de los vasos sanguíneos.
  • Sangre, ocasionando anemia.

Afecta principalmente a mujeres entre los 20 y 40 años, aunque también puede presentarse en ambos sexos y personas de cualquier edad. Comienza en las articulaciones pero daña también los ligamentos, tendones, cartílagos, hueso, etc. Cuando no se trata el daño puede ocasionar que la persona quede incapacitada para toda su vida.

Medicamentos para Artritis Reumatoide

 ¿Qué medicamentos puedo tomar?

Los medicamentos para Artritis Reumatoide se dividen en dos grupos principales, los que van dirigidos a aliviar los síntomas y los modificadores de la enfermedad:

  • Antirreumáticos modificadores de la enfermedad. Retardan el progreso de la enfermedad o la detienen. Se clasifican a su vez en :
    • Convencionales o no biológicos:
      • Metotrexato, el medicamento de primera elección.
      • Leflunomida, una alternativa para iniciar un tratamiento.
      • Antipalúdicos como la Cloroquina y la Hidroxicloroquina para disminuir los síntomas.
      • Sulfasalazina, para disminuir los síntomas y detener el avance del padecimiento.
      • Otros medicamentos como Auranofin, Azatioprina, Ciclosporina, Clorambucil, Minociclina, Leflunomida, etc.
    • Biológicos. Se reservan como de última opción debido a los riesgos de sus efectos secundarios. Sirven para detener el progreso de la enfermedad y pueden usarse solos o combinados con los no biológicos. Los más usuales son Abatacept, Adalimumab, Anakinra, Certolizumab, Etanercept, Golimumab, Rituximab, Tocilizumab, Tofacitinib y Ustekinumab.
  • Antiinflamatorios no esteroideos. Reducen la inflamación y el dolor. Los más usuales son Diclofenaco, Ibuprofeno, Naproxeno, etc.
  • Antiinflamatorios corticoides. Se usan en los casos más graves donde no hay respuesta con los no esteroideos. Los más comunes son Betametasona, Metilprednisona, Prednisolona y algunos otros.
  • Analgésicos. Orientados a aliviar el dolor como el Tramadol, Paracetamol, Propoxifeno, etc.

Presentaciones ¿Cómo saber cuál elegir?

  • Tabletas, pastillas, cápsulas, comprimidos o grageas. Es la presentación más usual. Algunas de las marcas son Almura, Analgen, Galedol, Artrinol-On, Imuran, Meticorten, Minocin, Norapred, Voltaren, Premagnol, Dicfafena, Dolflam, etc.
  • Jarabe. Es una alternativa oral para este padecimiento. Algunas de las marcas más comunes son Actron, Advil, Lonatec, Liroken, Motrin, Pharmaflam, Restasis, Tabalon, etc.
  • Solución inyectable y polvo para solución. Una presentación para un efecto más rápido. Las marcas más usuales son Atalak, Depo-Medrol, Diprospan, Enbrel, Solipred, Trixilem, Volfenac, Voltaren, etc.
  • Supositorios. Para personas que no pueden ingerir las tabletas o por estar inconscientes. Las marcas más comunes son Cataflam, Voltaren, etc.
  • Crema o gel. Para uso directo en la zona afectada. Algunas de las marcas son Lumboxen, Indaflex, Voltaren Emulgel, etc.
  • Sobres. Otra alternativa oral fácil de dosificar. La marca disponible es Dioxaflex Rapid.

Medicamentos para Artritis Reumatoide para niños y bebés

La Artritis Reumatoide es poco común en infantes como tal, pero existen variantes muy frecuentes que sí los afectan, para las que se dispone de algunos medicamentos apropiados:

  • Medicamentos para niños. Actron, Deflox, Deflamat NF, Merpal, etc.
  • Medicamentos para bebés. Advil pediátrico, Motrin pediátrico, etc.

Homeopatía para Artritis Reumatoide

Los medicamentos homeopáticos para Artritis Reumatoide son una alternativa para revertir la enfermedad y para combatir los síntomas de inflamación y dolor. Los medicamentos homeopáticos más usados son:

  • Causticum. Cuando ya existen algunas deformaciones en las articulaciones.
  • Ledum. Cuando el padecimiento está presente en las articulaciones del pie.
  • Caulophyllum. Recomendable para las articulaciones de las manos y muñecas, además de otras de pequeño tamaño.
  • Arnica. Para dolor intenso por la inflamación.
  • Colchicum. Sirve para aliviar el dolor severo de la Artritis Reumatoide.
  • Belladona. Para inflamación con alta sensibilidad.
  • Urtica Urens. Para desinflamar y aliviar el dolor.
  • Cocculus. Para articulaciones en las manos.
  • Fluoricum acidum. Para dolor de hombro derecho y otras articulaciones grandes.

Remedios naturales para Artritis Reumatoide

Los remedios naturales para Artritis Reumatoide sirven como ayuda a la medicina tradicional. En su mayoría son mejores como preventivos, pero también pueden servir para mejorar algunos de los síntomas:

  • Aceite de oliva con aceite de lavanda. Mezclado en partes iguales y entibiado para proporcionar masajes en la zona afectada 1 o 2 veces al día. Reduce la inflamación y el dolor.
  • Aceite de ricino. Es apropiado para combatir la inflamación y el dolor aplicando masajes 2 veces al día.
  • Cúrcuma y miel. Una cucharadita de cada ingrediente disuelto en agua o leche tomado diariamente.
  • Miel y canela. Se mezcla una cucharadita de cada ingrediente y se consume en ayunas todos los días hasta que desaparezca el dolor.
  • Sales de Epson. Colocar 2 tazas de sales de Epson en un recipiente con agua caliente conforme se tolere. Sumergir las manos afectadas en la solución por al menos 20 minutos para reducir la rigidez, inflamación y dolor. Se debe aplicar 1 o 2 veces a la semana.
  • Vinagre de manzana y miel. Tomar un poco de miel en una cucharada de vinagre de manzana en ayunas todos los días para aliviar la inflamación y el dolor.
  • Vinagre de manzana. Masajear la zona afectada con vinagre de manzana caliente, según se soporte sin quemarse. Puede añadirse al vinagre una cucharada de pimienta de cayena. También se puede aplicar una venda húmeda con la solución caliente sobre la zona afectada y cubrir con plástico y una toalla para retener el calor lo más posible.

 

Tipos de Artritis Reumatoide

La artritis reumatoide es frecuente en las manos, sin embargo, es menos común que afecte a las articulaciones más próximas a las uñas. Los tipos de Artritis Reumatoide más usuales son:

  • Artritis reumatoide. La inflamación es provocada en el revestimiento de las articulaciones.
  • Artritis reumatoide juvenil. Padecimiento que se presenta en niños de hasta 16 años de edad. Esta se clasifica a su vez en los siguientes tipos de artritis:
  • Idiopática juvenil, con síntomas similares a los adultos pero que varían mucho de un niño a otro y hasta en el mismo niño en un solo día. Se subclasifica en:
    • Oligoartritis, en la que son pocas las articulaciones afectadas.
    • Poliartritis, cuando llega a afectar a 5 o más articulaciones.
    • Sistémica, la que afecta a todo el cuerpo.
    • Psoriásica juvenil, es la que afecta a personas que tienen o han padecido psoriasis.
    • Asociada a Entesitis, que surge inicialmente entre la unión de los huesos con los ligamentos y tendones.
    • Indiferenciada, que presenta síntomas por al menos 6 semanas pero que no se puede clasificar dentro de los otros tipos.
  • Artritis gestacional. Provocada por los cambios hormonales durante el embarazo o que se padece durante dicha etapa, donde hay etapas de remisión o mejoría.

Los síntomas iniciales en los diversos tipos de Artritis reumatoide son muy similares con los de otras enfermedades, por lo que es necesario que se realicen  los estudios requeridos por un profesional médico para poder prescribir el padecimiento de forma correcta. La artritis reumatoide juvenil es curable en algunos casos si se trata a tiempo. La que se presenta en adultos es del tipo crónica y dura generalmente toda la vida.

Causas de Artritis Reumatoide y Cómo prevenirla

La causa de la Artritis Reumatoide adulta o juvenil es desconocida, pero se sabe que es de causa inmune, es decir, que el propio sistema inmunológico de la persona es el que ataca los recubrimientos de las articulaciones provocando el padecimiento.

La versión de artritis juvenil parece tener un origen hereditario principalmente, que también está presente en el padecimiento de los adultos, pero en estos hay muchos otros factores que influyen para que se presente la enfermedad.

La artritis gestacional tiene como factor el cambio hormonal que padece la mujer, pero en más del 50 % de los casos la enfermedad puede contenerse o desaparecer aún sin tomar medicamentos.

Los disparadores o factores de riesgo de Artritis Reumatoide son:

  • Genéticos.
  • Congénitos.
  • Funcionamiento incorrecto del sistema inmunitario.
  • Infecciones virales o bacterianas.
  • Trastornos hormonales, especialmente en mujeres al reducirse la cantidad de estrógenos.
  • Estrés.
  • Obesidad.
  • Alimentación.
  • Tabaquismo.

Para prevenir las Artritis Reumatoide se recomienda:

  • Mantener una dieta balanceada libre de gluten, rica en Omega 3, ácido linolénico y pescados azules. Es recomendable el uso de aceite de oliva en la preparación de alimentos.
  • Beber abundante agua.
  • Reducir el sobrepeso.
  • Suprimir el tabaquismo.
  • Reducir el consumo de alcohol.
  • Hacer ejercicio.
  • Uso de terapia hormonal en mujeres que pasaron la menopausia.

Cómo curar la Artritis Reumatoide

En los niños el tratamiento debe ser lo antes posible para prevenir que avance la enfermedad, ya que puede afectar el desarrollo. El tratamiento varía con cada persona dependiendo de la respuesta y las variantes en lo que respecta a los síntomas de la enfermedad.

En adultos también se requiere de una atención desde los primeros síntomas para poder detener el avance o retrasarlo. En algunos casos solo será posible amortiguar los síntomas para hacer más tolerable la enfermedad o recurrir a intervenciones quirúrgicas para permitir el movimiento.

Las primeras acciones al percibir los síntomas son:

  • Acudir a un médico, especialmente si hay antecedentes familiares de Artritis Reumatoide.
  • Realizarse los estudios indicados para un diagnóstico preciso.
  • Iniciar el tratamiento médico.
  • Reducir de peso.
  • Aplicar calor o frío en las articulaciones afectadas.
  • Reposar las articulaciones afectadas.
  • Hacer ejercicio. La práctica de yoga también puede servir de ayuda.
  • Corregir los hábitos que pudieran agravar el padecimiento:
    • Dieta.
    • Control del estrés.
    • Suprimir el tabaquismo.
    • Reducir el consumo de alcohol.
  • Fisioterapia en caso necesario.
  • Hacer uso de dispositivos de apoyo como bastones o andadores, dependiendo del caso.