Qué es: Padecimiento inflamatorio degenerativo.

Afecta: Articulaciones.

Tipo de Enfermedad: Crónica.

Tiempo de recuperación: Espontánea en cualquier momento, en algunos casos, y en la mayoría dura toda la vida.

La Artritis Gestacional es un padecimiento que se puede presentar durante el embarazo debido a los cambios hormonales. También se puede dar el caso de que una mujer con artritis reumatoide se embarace, en cuyo caso la enfermedad también queda comprendida como gestacional, debido a que en ella ocurrirán diversos cambios que no se presentan en otras personas.

La manifestación de la enfermedad es similar a la artritis reumatoide común, con rigidez en las articulaciones de las manos, principalmente, y degeneración en los casos más avanzados, por efecto del propio sistema inmunológico de la mujer.

Los síntomas del padecimiento son:

  • Rigidez en las articulaciones en las mañanas por al menos 6 semanas y períodos mínimos de 1 hora cada vez.
  • Inflamación de 3 o más articulaciones de manera simultánea.
  • Hinchazón en las muñecas o zonas próximas por al menos 6 semanas.
  • Enrojecimiento, calor y dolor en las articulaciones afectadas.
  • Afección similar de articulaciones en ambas manos al mismo tiempo.
  • Formación de nódulos típicos de los padecimientos reumáticos.
  • Fatiga general.
  • Debilidad muscular.
  • Fiebre de temperatura baja.
  • Pérdida de movilidad en las articulaciones.
  • Resequedad en la boca y ojos.
  • Inflamación de ganglios.
  • Deformación de articulaciones.

Si el padecimiento se agrava la enfermedad se extiende a otros órganos:

  • Ojos, por inflamación de las glándulas lacrimógenas y salivales.
  • Pulmones, por inflamación del tejido pulmonar y el revestimiento que rodea los pulmones.
  • Hinchazón del corazón, por inflamación del revestimiento que lo cubre.
  • Inflamación de vasos sanguíneos.
  • Anemia.

En alrededor del 60 a 75 % de los casos, las mujeres embarazadas sentirán un alivio durante este proceso o, incluso, podrán dejar de sentir los síntomas en su totalidad. Al finalizar el embarazo, aproximadamente un 90 % de ellas volverán a padecer la enfermedad y, en muchos casos, con mayor intensidad. La enfermedad puede dispararse también durante este padecimiento, pero es común que también se sienta alivio de los síntomas en diversas etapas. La Artritis Gestacional que aparece durante el embarazo es curable en muchos casos.

Una vez que se da a luz se pueden hacer uso de todos los medicamentos usados normalmente en Artritis Reumatoide, conforme sean compatibles con la lactancia o se suspenda esta, ya que la enfermedad puede retornar con mayor fuerza.

Medicamentos para Artritis Gestacional

¿Qué medicamentos puedo tomar?

 

Los medicamentos para Artritis Gestacional están más limitados debido a que muchos de los usados para la enfermedad pueden provocar efectos en el feto. Algunos incluso están prohibidos desde que una mujer está planeando embarazarse, como es el caso del Metotrexato o la Leflunomida, que son los principales medicamentos usado en hombres y mujeres no embarazadas para iniciar el tratamiento.

  • Complementos vitamínicos. Principalmente el ácido fólico y la vitamina D, que no tienen ningún efecto adverso en el feto y que son indispensables en el embarazo.
  • Antirreumáticos modificadores de la enfermedad. Detienen el progreso de la enfermedad o la retardan. Se clasifican en:
    • Convencionales o no biológicos:
      • Antipalúdicos, como la Hidroxicloroquina para disminuir los síntomas.
      • Sulfapiridinas, como la Sulfasalazina o la Salazosulfipiridina, alivian los síntomas y detienen el avance del padecimiento.
      • Otros medicamentos como Auranofin, Azatioprina, Ciclosporina, Clorambucil, Minociclina, etc.
    • Biológicos. Se reservan como de última opción debido a los riesgos de sus efectos secundarios. Sirven para detener el progreso de la enfermedad y pueden usarse solos o combinados con los no biológicos. Los más recomendables para embarazo son Etanercept e Infliximab. En casos extremos usar Adalimumab, Anakinra, Certolizumab, Golimumab, Rituximab, Tocilizumab o Tofacitinib.
  • Antiinflamatorios no esteroideos. Reducen la inflamación y el dolor. Los más usuales son Diclofenaco, ácido acetilsalicílico, Ibuprofeno, Naproxeno, etc. Se deben evitar en el primer trimestre y los últimos 2 meses del embarazo.
  • Antiinflamatorios corticoides. Son los más apropiados durante el embarazo en dosis pequeñas, por períodos cortos y no deben usarse en el primer trimestre. Los más comunes son Hidrocortisona y Prednisona.
  • Analgésicos. Orientados a aliviar el dolor como el Paracetamol. En casos extremos se puede usar Tramadol o Propoxifeno, etc.

En diversos casos las mujeres embarazadas cursan sin síntomas o casi sin ellos durante el embarazo, por lo que se debe considerar no usar medicamentos durante la gestación, salvo en casos muy necesarios.

Presentaciones ¿Cómo saber cuál elegir?

  • Tabletas, pastillas, cápsulas, comprimidos o grageas. Es la presentación más usual. Algunas de las marcas son Analgen, Galedol, Artrinol-On, Imuran, Meticorten, Norapred, Voltaren, Premagnol, Dicfafena, Dolflam, etc.
  • Jarabe. Es una alternativa oral para este padecimiento. Algunas de las marcas más comunes son Actron, Advil, Lonatec, Liroken, Motrin, Pharmaflam, Tabalon, etc.
  • Solución inyectable y polvo para solución. Una presentación para un efecto más rápido. Las marcas más usuales son Atalak, Depo-Medrol, Diprospan, Enbrel, Solipred, Volfenac, Voltaren, etc.
  • Supositorios. Para personas que no pueden ingerir las tabletas o por estar inconscientes. Las marcas más comunes son Cataflam, Voltaren, etc.
  • Crema o gel. Para uso directo en la zona afectada. Algunas de las marcas son Lumboxen, Indaflex, Voltaren Emulgel, etc.
  • Sobres. Otra alternativa oral fácil de dosificar. La marca disponible es Dioxaflex Rapid.

Medicamentos para Artritis Gestacional para niños y bebés

 

La Artritis Gestacional es un padecimiento propio de las mujeres embarazadas, no afecta a niños ni bebés.

Homeopatía para Artritis Gestacional

 

Los medicamentos homeopáticos para Artritis Gestacional son una alternativa para revertir la enfermedad y para combatir los síntomas de inflamación y dolor. Los medicamentos homeopáticos más usados son:

  • Arnica. Para dolores intensos por la inflamación.
  • Belladona. Para inflamación con muy alta sensibilidad.
  • Caulophyllum. Recomendable para las articulaciones de las manos y muñecas.
  • Causticum. Cuando ya están presentes algunas deformaciones en las articulaciones.
  • Cocculus. Para articulaciones de las manos.
  • Colchicum. Alivia los dolores severos de la Artritis Reumatoide.
  • Fluoricum acidum. Para dolor de articulaciones grandes.
  • Ledum. Cuando las articulaciones afectadas están en el pie.
  • Urtica Urens. Desinflama y alivia el dolor.

Remedios naturales para Artritis Gestacional

 

Los remedios naturales para Artritis Gestacional son un auxiliar para usar un mínimo de medicamentos en dicha etapa. Algunos de los principales son:

  • Aceite de oliva con aceite de lavanda. Dar masajes con una mezcla de partes iguales de los ingredientes tibios o ligeramente calientes. Aplicar en la zona afectada 1 o 2 veces al día. Reducen la inflamación y el dolor.
  • Aceite de ricino. Combate la inflamación y el dolor aplicando masajes 2 veces al día.
  • Cúrcuma y miel. Tomar diariamente una cucharadita de cada ingrediente disuelto en leche o agua.
  • Miel y canela. Tomar en ayunas diariamente mientras persista el dolor la mezcla de una cucharadita de cada ingrediente.
  • Sales de Epson. Sumergir las partes afectadas en agua caliente en la que se hayan disuelto 2 tazas de sales de Epson. 20 minutos son suficientes para reducir la rigidez, inflamación y dolor, aplicando 1 o 2 veces a la semana.
  • Vinagre de manzana. Masajear la parte afectada con vinagre de manzana caliente. Puede añadirse al vinagre una cucharada y media de pimienta de cayena. También se puede aplicar una venda húmeda con la solución caliente sobre la zona afectada y cubrir con plástico y una toalla para retener el calor lo más posible. Posteriormente lavar con agua tibia.
  • Vinagre de manzana y miel. Tomar diariamente en ayunas un poco de miel en una cucharada de vinagre de manzana para aliviar la inflamación y el dolor.

Tipos de Artritis Gestacional

 

La artritis Gestacional frecuentemente inicia en las manos. Las mujeres son más propensas a padecer la artritis juvenil, sin embargo también pueden padecer la conocida como Artritis Reumatoide. Al embarazarse pueden padecer cualquiera de ellas o puede dispararse alguna por los cambios hormonales.

  • Artritis reumatoide. Es la inflamación provocada en el revestimiento de las articulaciones.
  • Artritis reumatoide juvenil. Usualmente en menores de 16 años y se ha diagnosticado a partir de los 4. Este tipo también se puede presentar en las mujeres en gestación:
    • Idiopática juvenil, con síntomas similares a la artritis reumatoide pero con gran variabilidad en síntomas y gravedad:
      • Oligoartritis, afecta pocas articulaciones.
      • Poliartritis, la que afecta a 5 o más articulaciones.
      • Sistémica, se presenta en las articulaciones de todo el cuerpo.
      • Asociada a Entesitis, surge inicialmente entre la unión de los huesos con los tendones y ligamentos.
      • Indiferenciada, la que no se puede clasificar dentro de los otros tipos.

Los síntomas con que se pueden manifestar son muy variables, aunque tienen un inicio en las articulaciones de las manos con mayor frecuencia.

Causas de Artritis Gestacional y cómo prevenirla

 

La causa de la Artritis Gestacional en sí es desconocida, aunque se sabe que en esta etapa el factor más importante para que se presente es el cambio hormonal. De todas maneras también se pueden considerar como causas o factores de riesgo los que aplican comúnmente a la artritis reumatoide sin embarazo.

Los disparadores o factores de riesgo de Artritis Gestacional son:

  • Hormonales principalmente, en combinación con otros como:
    • Genéticos.
    • Congénitos.
    • Estrés.
    • Infecciones bacterianas o virales.
    • Obesidad.
    • Tabaquismo.
    • El consumo de alcohol.
    • Funcionamiento anormal del sistema inmunitario.
    • Hábitos alimenticios.

Para prevenir las Artritis Gestacional se recomienda:

  • Mantener una dieta balanceada en que se incluya el atún, las sardinas o el salmón, entre otros, una vez a la semana. También es recomendable cocinar los alimentos con aceite de oliva. Esto se debe a que los ácidos grasos esenciales brindan protección, como el Omega 3.
  • Beber agua suficiente todos los días.
  • Dejar de fumar.
  • Reducir el exceso de peso.
  • No consumir alcohol.
  • Hacer ejercicio diariamente.
  • Haber usado anticonceptivos orales el tiempo en que no quería embarazarse.

En sí, la probabilidad de que se presente la artritis al estar embarazada es menor que cuando no lo está. El embarazo es un factor de protección, no obstante, es la segunda enfermedad inmunológica por su presencia en el embarazo, después de la diabetes gestacional. Se considera probable que los efectos que ocurren en el sistema inmunitario de la mujer, para aceptar al feto, sean los que también suspenden el ataque inmunológico a las articulaciones.

Cómo curar la Artritis Gestacional

 

La Artritis Gestacional puede detenerse de manera espontánea sin usar medicamentos en algunos casos.

Las primeras acciones al percibir los síntomas son:

La enfermedad puede presentarse como consecuencia de los cambios hormonales, pero desaparece posteriormente. Cuando el padecimiento ya existía o en los casos en que se presenta con cierta intensidad en alguna etapa del embarazo, pueden mejorar posteriormente hasta que llega el momento del parto. Más tarde la enfermedad puede regresar en un 90 % de los casos.

Al percibir cualquiera de los primeros síntomas de Artritis Gestacional es conveniente:

  • Acudir al médico aún antes del embarazo si tiene factores de riesgo o si ha estado tomando algunos medicamentos como el Metotrexato y otros de la categoría X de acuerdo con la FDA.
  • Tomar los medicamentos apropiados para un desarrollo sano del feto que se deben ingerir aún antes del embarazo, como la vitamina D, el ácido fólico, etc.
  • Acudir al médico al primer síntoma.
  • Realizarse los estudios necesarios para un diagnóstico preciso.
  • Comenzar el tratamiento médico si así lo señala el médico.
  • Reducir de exceso de peso.
  • Dar reposo a las articulaciones afectadas cuando hay inflamación y dolor.
  • Hacer ejercicio en las articulaciones afectadas y en general.
  • Practicar yoga.
  • Corregir los malos hábitos que pudieran agravar el padecimiento:
    • Dieta.
    • Estrés.
    • Tabaquismo.
    • Consumo de alcohol.
  • Hacer fisioterapia en caso necesario.
  • Usar dispositivos de apoyo, en caso necesario, como bastones o andadores.
  • Considerar los beneficios de una intervención quirúrgica si ya hay cierta incapacidad.