Qué es: Flujo de presión en vasos sanguíneos por encima del valor normal.

Afecta: Corazón / Cerebro / Riñones / Otras partes del cuerpo.

Tipo de Enfermedad: Crónica en muchos casos y síntoma en otros padecimientos.

Tiempo de recuperación: Desde 1 mes hasta toda la vida.

La Presión alta, conocida como hipertensión arterial por los médicos, es el aumento en la presión que ejerce el corazón sobre la sangre para distribuirla por todo el organismo.

Se mide con dos valores, el más alto tomado en el momento de las contracciones del corazón, mientras que el más bajo se toma cuando el corazón se relaja. Los valores comúnmente considerados normales son de 120 a 129 para el valor alto o presión sistólica y de 80 a 84 para la baja o diastólica, medidos en mm de mercurio.

Los síntomas más frecuentes de la Presión Alta

La Presión Alta en muchas ocasiones no presenta otros síntomas, pero también puede ir acompañada de los siguientes, aún antes de llegar a provocar daños permanentes en diversos órganos:

  • Dolor de cabeza.
  • Náuseas.
  • Vómito.
  • Mareos.
  • Confusión.
  • Cambios en la visión.
  • Dificultad para respirar.
  • Dolor de pecho.
  • Dolor de piernas.
  • Zumbidos en los oídos.

Al no tratarse la alta presión esta causa daños graves al organismo que pueden ser uno o más de los siguientes:

  • Insuficiencia de los riñones.
  • Insuficiencia cardiaca.
  • Ataque cardiaco.
  • Daño a los ojos con pérdida de la visión.
  • Derrame cerebral o padecimientos similares temporales.
  • Dilatación de la aorta.

Modificar la dieta alimenticia puede ayudar a disminuir la presión alta, especialmente al reducir el consumo de sal. También son de beneficio los cambios en las actividades, el trabajo, el control del estrés y la práctica de ejercicio. También puedes optar por comer chocolate negro, un remedio casero por sus propiedades para controlar la alta presión.

Medicamentos para Presión Alta

¿Qué medicamentos puedo tomar?

Los medicamentos apropiados para Presión alta se conocen como antihipertensivos. Dependiendo de su mecanismo de acción se clasifican en los siguientes tipos:

  • Diuréticos tiazídicos. Impiden la reabsorción de cloro y sodio en los riñones, ayudan a disminuir la acumulación de líquidos y provocan la dilatación de los vasos sanguíneos.
  • Antagonistas o bloqueadores de calcio. Dilatan las arterias del corazón evitando la penetración de calcio en las células y, por consiguiente, disminuyendo la frecuencia del ritmo cardiaco. Son útiles en personas de edad avanzada y descendentes afroamericanos.
  • Bloqueadores adrenérgicos alfa. Evitan que la noradrenalina llegue a los receptores alfa que provoca la constricción de los vasos sanguíneos.
  • Bloqueadores beta adrenérgicos. Disminuyen el flujo de sangre y las secreciones de renina, que es una angiotensina producida en los riñones, responsable de la regulación de la presión arterial y el balance de agua en el cuerpo.
  • Antagonistas de los receptores de angiotensina. Reducen la producción de aldosterona y promueven la dilatación de los vasos sanguíneos.
  • Inhibidores de la enzima conversora de la angiotensina. Bloquean la producción de la angiotensina II inhibiendo a la enzima responsable de la transformación de la angiotensina I. La II es responsable de la constricción de los vasos sanguíneos que elevan la presión.

Generalmente es necesario el uso de dos tipos de medicamentos como parte del tratamiento, para alcanzar los resultados deseados sobre la presión, además de modificar diversos hábitos de vida.

Presentaciones ¿Cómo saber cuál elegir?

  • Tabletas, cápsulas, grageas y comprimidos. Natrilix SR, Atoken, Betadure, Biofilen, Blotex, Lesaten, Min-T, Nosbal, Tenormin, Adytenn, Apo-Pyl, Bimetdad, Danapril, Feliberal, Glioten, Adalat, Cordilat, Linam, Nifser, Noviken LP, Fusepina, Avan, Diovan, Sartan, Tensioval, Valsart, Bimidal, Cozaar, Saravanta, Viopexa, Tevalos, Almetec, Aken, Avistar, Nexus, Presone-1, Norvas, Spinodin, Xysvol, Nafpin, Hofodilan, Eutens, Dynacirc, Lacipil, Midotens, Evipress, Zanidip, Inderalici, Sintader, Propalem, Tizalem, Sertidel, Dasav, Corantia, Anremed, Apresolina, Bionobal, Acupril, Lotensin, Altiver, Capotena, Catona, Eca Presan, Hipertex, Novapress, Kenolan, Coversyl, etc.
  • Ampolletas. Opción muy poco utilizada en este tipo de padecimientos. Las marcas más conocidas son Dilacoran, Serriten, Verapamilo Mavi, Dielamin, Zinastern, Nanyspress, etc.

Medicamentos para Presión Alta para niños y bebés.

La Presión alta es un padecimiento que se puede presentar en niños y bebés, principalmente como efecto de algún otro padecimiento, por lo que suele aliviarse al tratar la enfermedad.

En algunos casos en que existe la presión alta y no se pueda aliviar con cambios en el estilo de vida, será necesario utilizar tratamientos con base en los medicamentos comunes para adultos, en las dosis que el médico pediatra considere necesarias.

Homeopatía para Presión Alta

Los medicamentos homeopáticos para Presión Alta también son usados por las personas con dicho padecimiento como una alternativa a la medicina alópata.

Los medicamentos homeopáticos más usados para Presión alta son:

  • Crataegus. Tomar de 5 a 15 gotas de la tintura con una frecuencia de 1 a 4 veces diarias, dependiendo de la gravedad.
  • Tabacum. Usado principalmente cuando hay dolor de pecho.
  • Veratrum viride. Indicado cuando la hipertensión provoca dolor de cabeza y alta presión ocular.
  • Baryta muriatica. Cuando la presión sistólica es demasiado alta en comparación con la diastólica.

Remedios naturales para  laPresión Alta

Los remedios naturales para aliviar la hipertensión se pueden usar para disminuirla o como medios preventivos. Algunos de los más utilizados son:

    • Té verde. 3 tazas diarias para controlar la presión.
    • Chocolate negro. Comer con frecuencia chocolate negro también ayuda.
    • Ajo. Un diente de ajo al día es suficiente, ya sea machacado o preparando un té. Se puede añadir miel y limón para mejorar el sabor.
    • Pepino. Tomar diariamente licuado de pepino con agua.
    • Té de guanábana y naranja. 4 hojas de cada árbol por cada litro de agua para preparar el té. Beber 2 tazas al día.
    • Cebolla, ajo y limón. Rebanar una cebolla pequeña en trozos, añadir 7 dientes de ajo rebanados y cubrir con el jugo de 1 o 2 limones. Dejar reposando toda la noche. Se toma el líquido colado al siguiente día en ayunas y se repite el proceso por 9 o 10 días.
    • Zanahoria, manzana y apio. Licuar 1 zanahoria, 1 manzana y 1 o 2 tallos de apio con aproximadamente 1 taza de agua. Beberlo diariamente sin colar.
    • Espinacas con miel y limón. Licuar 50 gramos de espinacas, jugo de 1 limón y 1 cucharada de miel. Beber cada tercer día.
    • Berenjena. Tomar un licuado de berenjena con agua diariamente en ayunas por 10 días.

Tipos de Presión alta

La Presión alta tiene diversas etapas que tienen relación con la gravedad. Los tipos de presión alta dependen de si se conoce la causa. Estos tipos se reducen a los siguientes:

  • Primaria o esencial. Alta presión en la que se desconocen las causas. Generalmente tiene relación con factores hereditarios y es responsable de un 90 % de los casos.
  • Secundaria. En este tipo se identifican las causas con otros padecimientos. Esta alta presión arterial puede curarse completamente al tratar la enfermedad o problema que la causa.
    • Por padecimientos endócrinos como hipertiroidismo, hipotiroidismo, hipertensión del embarazo, etc.
    • Trastornos vasculares como rigidez de la aorta, aumento del volumen de sangre en los vasos, un mayor bombeo de sangre por el corazón, etc.
    • Por disminución del diámetro de las arterias de los riñones.
    • Causada por trastornos en los riñones como nefropatía diabética, etc.
    • Por causas neurogénicas como tumores en el cerebro, apnea del sueño, traumatismos cerebrales, etc.

Una de las clasificaciones que se hace es con respecto a los valores de presión, comúnmente expresados en mm de mercurio:

  • Presión arterial óptima. 120 en la presión sistólica como máximo y 80 en la diastólica.
  • Normal. De 120 a 129 la sistólica y de 80 a 84 la diastólica.
  • Normal alta. De 130 a 139 el valor alto y de 85 a 89 el bajo.
  • Hipertensión arterial grado 1. 140 a 159 y 90 a 99.
  • Grado 2. 160 a 179 y 100 a 109.
  • Tercer grado. 180 o más en la sistólica y 110 o más la diastólica.
  • Hipertensión sistólica aislada. 140 o más en la presión sistólica y menos de 90 la diastólica.

Causas de Presión alta o hipertensión y cómo prevenirla

Las principales causas de Presión alta son:

  • Sodio -Tiene como causa principal el abuso de la sal de mesa en los alimentos.
  • Renina – Exceso de producción en los riñones.
  • Diabetes – La diabetes ocasiona una presión arterial más elevada.
  • Resistencia a la insulina – Se presenta la constricción de los vasos al no surtir el efecto dilatador de la insulina.
  • Apnea del sueño – La dificultad para respirar al dormir provoca aumento de presión arterial.
  • Sobrepeso u obesidad – A mayor masa corporal mayor presión arterial.
  • Edad – Se relaciona con la rigidez de los vasos sanguíneos.
  • Consumo de alcohol – Ingerir alcohol es causa de aumento en la presión.
  • Fumar – Fumar también aumenta la presión arterial.
  • Estrés – El estrés se manifiesta directamente en la presión arterial.
  • Hormonas. Diversas hormonas se relacionan con la alta presión.
  • Genes – La herencia genética es la principal causa del padecimiento.

Para prevenirla…

  • Evitar el sobrepeso.
  • Mantener una dieta balanceada con alimentos frescos. Evitar los enlatados o envasados de cualquier tipo por su alto contenido de sodio.
  • Hacer ejercicio.
  • No fumar.
  • No ingerir alcohol.
  • Evitar el exceso de cafeína. Reducir el consumo de bebidas hidratantes, refrescos de cola, té negro y café.
  • Controlar el estrés o evitar las situaciones de ansiedad.
  • Disminuir la cantidad de sal en los alimentos.

Cómo curar la Presión Alta

En muchas de las personas con hipertensión arterial existe sobrepeso y malos hábitos alimenticios. Lo primero que se debe hacer para reducir la presión es corregir los excesos y eliminar aquellas situaciones que pudieran estar causando el padecimiento. Las principales opciones para curar la presión alta son:

  • Eliminar el sobrepeso mediante una dieta sana y ejercicio.
  • Reducir el contenido de sal en los alimentos y suprimir todos los envasados que contienen conservadores.
  • Suprimir los refrescos de cola y reducir a 1 o 2 tazas el consumo de té o café.
  • Dejar de tomar.
  • Dejar de fumar.
  • Acudir al médico para que prescriba un tratamiento en caso necesario.

La presión alta causada por factores externos se puede curar en pocas semanas al suspender la situación que estaba provocando el problema. La que es ocasionada por factores hereditarios durará toda la vida, pero de todas maneras se puede obtener una mejoría o prevenir el empeoramiento de la enfermedad, siguiendo las recomendaciones preventivas o para cura.