Qué es: Dilatación y debilidad de las venas

Afecta: Sistema circulatorio

Tipo de Enfermedad: Cardiovascular periférica: Circulatoria.

Tiempo de recuperación: 1 semana; depende del tratamiento indicado.

El flujo de la sangre en el organismo es unidireccional, es decir sigue un solo sentido e inicia y termina en el corazón. Las várices son venas dilatadas que son incapaces de mantener ese flujo y regresar la sangre al corazón. Son frecuentes en las piernas, debido a que soportan el peso del cuerpo y necesitan más flujo de sangre. Pueden existir en otras partes del cuerpo como el esófago (várices esofágicas), o el ano (Hemorroides).

Las várices permanecerán visibles hasta que de alguna manera se restablezca el flujo de sangre como es debido. Si perduran por mucho tiempo aumentan de tamaño causando edemas o moretones que complican el pronóstico del padecimiento.

Los síntomas que acompañan a este padecimiento son:

  • Visualización de las venas afectadas (Red Venosa).
  • Cansancio en las piernas producto de estar mucho tiempo de pie en un mismo sitio o al finalizar el día.
  • Dolor; estimulado por un roce o contacto directo en la vena inflamada.
  • Calambres, en su mayoría nocturnos.
  • Calor y picor intenso en miembros inferiores, más aún a nivel del tobillo.
  • Edema en los miembros inferiores.
  • Manchas violáceas en las venas afectadas.
  • Sensación de hormigueo al permanecer mucho tiempo inmóvil, mayormente sentados (parestesia).
  • Úlceras, producto de lesiones en el área afectada. El rascado del zona es propensa infectarse y crear una úlcera.
  • Formación de várices de apariencia torcida como nudos y de gran calibre.

Dependiendo de la complicación del padecimiento se administran los medicamentos adecuados; para el dolor se recetan analgésicos, para reforzar la circulación existen los venotónicos; además podemos recurrir a varios remedios naturales para las várices como puede ser el áloe vera, baños en vinagre y masajes con aceites naturales.

A continuación se muestran los medicamentos que puedes tomar:

Medicamentos para las Várices

¿Qué medicamentos puedo tomar?

Los medicamentos indicados en las várices están dirigidos al alivio de los síntomas y mejoría de la circulación. A continuación se muestran algunos de los medicamentos que puede consumir:

  • Venotónicos: Refuerzan la pared de las venas y ayudan a disminuir el edema causado por las várices. No impiden la evolución de la enfermedad pero si alivia los síntomas. Un ejemplo de ellos: Daflon, Vacuflow, Variton, etc.
  • Anti-coagulantes: Impiden la formación de coágulos en la sangre, causa principal de padecimientos como: infartos, ACV, varices ,embolia pulmonar, etc. Algunos: Vessel Due F, Dabigatran, Rivaroxaban, apixaban, etc.
  • Antibióticos: Indicados para combatir las infecciones de las várices provocadas por el rascado, maltrato y/o otra causa.
  • Analgésicos: Administrados en el caso de presentar dolores agudos, situación presente en la várices por maltrato de las mismas.

Los medicamentos a utilizar en padecimientos circulatorios, se deben de administrar bajo indicación y supervisión médica. Consulta al médico para un diagnóstico y administración de medicamento adecuado.

Presentaciones ¿Cómo saber cuál elegir?

  • Tabletas, cápsulas, y grageas: Fórmula con más de un principio activo comprimida para formar un solo medicamento, así aliviar síntomas y mejorar padecimientos. Los más utilizados son: Axiras, Doxium 500, Vessel Due F, Ketorolaco, Advil, Ibuprofeno Variton.
  • Crema, gel, y unguento: De fácil administración, porque su aplicación es tópica. Los principios activos del medicamento se colocan directamente en la afección mejorando los síntomas. El más utilizado es: Varikosette, venastat gel, Varesil, Fibrase.
  • Suspensión: Buena opción en cuanto administración de tratamiento oral se refiere. El más utilizado es Elatec MPFF.
  • Solución inyectable: Su uso esta limitado a centros de atención hospitalaria y profesionales del área de la salud. El más usado de es Vessel Due F.

Medicamentos para Várices en niños y bebés

En padecimientos como las várices no hay exclusión de edad por lo tanto afecta por igual a niños y adultos. Las aparición de várices en niños viene dada de manera congénita (es decir que nace con el padecimiento) y por el estilo de vida. Los medios diagnósticos son los mismos a los de un adulto, tanto en lactantes como adolescentes.
La valoración y consulta con médico especialista es importante para el diagnóstico pronto y oportuno de las várices. Los medicamentos empleados dependerán directamente del médico ya que no existe uno exclusivo en usuarios pediátricos. En vista de lo mencionado se emplean anti-coagulantes y venotónicos bajo el juicio del médico.

Homeopatía de las Várices

La aparición de úlceras es común en las várices producto del rascado o lesión del área donde estas se encuentren . La debida atención con medicamentos debe ser inmediata, sin embargo la homeopatía es una alternativa al momento de tratar várices. Sus componentes naturales actuando en pro del alivio de los síntomas y mejoría del padecimiento, disminuyen los riesgos de reacciones adversas. A continuación se muestran algunas sugerencias de este tipo de medicamentos:

  • Aesculus Hipocastanum: Indicado en várices donde las venas se encuentren muy dilatadas, condición que causa gran pesadez, hormigueo y dolor.
  • Lachesis Mutus: Excelente opción en cuanto a circulación sanguínea se refiere. Indicado en várices que tienen manchas moradas que dan impresión de estar a reventar.
  • Hamamelis: No solo funciona en várices de miembros inferiores, sino también en hemorroides. Disminuye el volumen de las venas dando mejor alivio.
  • Sepia Officinalis: Excelente medicamento en cuanto a todo lo referente con congestión y insuficiencia venosa. Aplica en várices, especialmente las manifestadas durante el embarazo.
  • Calcium Fluoratum: Se usa en la várices para ayudar a tonificar las venas. De acción lenta mejorando la distensión de los vasos y aliviando los síntomas.
  • Lycopus: En combinación con la pulsatilla, se convierte en el principal tratamiento contra las várices presentadas durante el embarazo.

La variedad de tratamientos homeopáticos dirigidos a la circulación sangre es amplio. Se recomienda la no automedicación de ningún tipo de tratamiento, preferiblemente consulte a un especialista. El tratamiento homeopático en las várices dependerá de los síntomas manifestados y el diagnóstico preciso de la afección.

Remedios naturales para las Várices

Existen diversas recomendaciones y tratamientos al presentar várices, sin embargo los remedios naturales ayudan en alivio de los síntomas. Con ingredientes a la mano en nuestros hogares y con la preparación adecuada obtendremos excelentes opciones naturales. A continuación se presentan algunos remedios efectivos para las várices:

  • Áloe vera: Este maravilloso componente es esencial al momento de tratar lesiones de la piel y las várices no escapan de ello. Con múltiples aplicaciones el Áloe vera es una buena opción. Aplícalo con compresas sobre las várices durante toda la noche y retira al día siguiente. En el mejor de los casos aplicar caliente para mayor efecto.
  • Arcilla verde: Realiza una pasta de arcilla verde con poca agua, dejando una pomada suave. Colocar durante toda la noche y retirar al siguiente día con agua y jabón neutro. Mejora los síntomas de dolor y pesadez en las piernas.
  • Chile: Nuestro representante culinario; el chile tiene propiedades como descongestionante de las venas, así ayuda a la circulación de la sangre. Solo debes aplicarlo en pocas cantidades a tus comidas. Si no te gusta el picante o no te acostumbras, come pimientos ellos son familia del chile pero con sabor dulce.
  • Aceites esenciales: Una buena manera de ayudar a la circulación. Aplica aceite esencial de tu preferencia dando masajes ascendentes en las piernas para ayudar a la circulación y desinflamación.
  • Vinagre de manzana: Un excelente uso para este vinagre. Prepara baños de inmersión con sal marina, 1 balde de agua tibia y agregas 1 taza de vinagre de manzana. Sumerge las piernas durante 20 minutos, ayudando con masajes. Alivia los dolores y estimula la circulación.
  • Arándanos: Que maravillosa manera de mantenerte sano consumiendo este delicioso fruto. Posee propiedades, antihemorrágicas y vasodilatadoras que ayudan a las venas y circulación de la sangre. Puedes comerlos o preparar infusión de 1 cucharada de arándanos y 2 tazas de agua. Beber 2 tazas al día.

Los remedios naturales siempre serán una buena opción a la hora de tratar padecimientos. Una excelente orientación y seguir las instrucciones es más que suficiente para su preparación y obtención de resultados positivos.

Tipos de Várices

Su clasificación se ve reflejada en 4 tipos o grados. A medida que los grados van en aumento las complicaciones van empeorando dando llegada a las úlceras.

  • Grado I: A este grado se le conoce también como Varícula. Son perceptibles a través de la piel, con color violáceo y son muy finas. En casos tienen forma estrellada (arañas vasculares). El nivel de complejidad es bajo, producen pesadez y cansancio en las piernas. Tomado comúnmente como problema estético.
  • Grado II: Se comienzan comenzamos a notar los cambios negativos, haciéndose más visibles las venas. Aparición de síntomas, como: Calambres, Dolor, Pesadez, etc.
  • Grado III: Se observa mayor dilatación y tortuosidad en las venas. Los síntomas aumentan de manera progresiva manifestándose edemas, hinchazón y cambios en el color de piel.
  • Grado IV: A esta altura ya aparecen las úlceras que son muy difíciles de tratar. El riesgo de infección es alto y puede ocurrir con mucha facilidad.

Es importante consultar al médico al momento de manifestar complicaciones en el sistema circulatorio. El diagnóstico temprano y oportuno ayuda a la prevención y indicación de tratamientos adecuados. La no atención de este tipo de padecimientos puede llevar a complicaciones severas.

Causas de las Várices

Las várices son producto de afecciones en el sistema circulatorio; pero existen otros factores que influyen en su aparición. Estas son algunas de las causas comunes de várices:

  • Hereditarias; al existir en el circulo familiar personas que padezcan de varices o problemas de circulación sanguínea, puedes heredarlas.
  • El embarazo; las hormonas producidas en los ovarios relajan la pared de las venas aumentado su llenado produciendo así várices.
  • El consumo de anticonceptivos y hormonas.
  • Usar vestimenta o calzado muy ajustado.
  • La obesidad.
  • La falta de ejercicio; no ayuda a mejorar la circulación haciendo de la persona un ser sedentario.
  • Estar de pie por tiempo muy prolongado.
  • Exposición de las piernas a calor excesivo inclusive al sol.
  • Padecimientos cardiovasculares; p.ej. Tromboflebitis.

¿Cómo curara las Várices?

Depende de lo complicado de los síntomas las várices tienen manera de tratarse. Desde cambios en el estilo de vida hasta opciones estéticas y quirúrgicas. A continuación se muestran algunas opciones para solucionar los problemas producidos en este padecimiento:

  • Realizar una rutina de ejercicio físico; aveces el caminar ciertas distancias es suficiente para mejorar la circulación.
  • No utilizar vestimenta apretada o calzado ajustado.
  • Evita estar parado o sentado en un mismo lugar por tiempo prolongado; esto alivia el dolor y mejora la inflamación.
  • Utiliza medias antitrombóticas, conocidas también como medias de compresión. Debes consultar a tu médico para el uso indicado acorde a tu talla. Ayudan a la mejor circulación de la sangre.
  • Escleroterapia; procedimiento médico en donde se aplican medicamentos que cierran las venas, como resultado, ellas desaparecen en semanas.
  • Cirugía láser; procedimiento mínimamente invasivo, donde la vena desaparece por acción térmica de un rayo de luz. Utilizado en su mayoría para varices Grado I.
  • Flebectomía; procedimiento quirúrgico donde por medio de pequeñas incisiones se remueven las venas afectadas dejando cicatrices muy mínimas.

Los más idóneo es la valoración adecuada de las várices para la elección de un tratamiento efectivo. Sea quirúrgico o no, es importante la consulta con especialista en várices para observar su evolución. La garantía de obtener resultados positivos depende de la pronta atención del padecimiento.