Déficit de Atención

Qué es: Trastorno que afecta usualmente a niños y adolescentes que imposibilita el concentrarse en cualquier actividad que se le imponga.

Afecta: El desempeño y la conducta de la persona.

Tipo de Enfermedad: No se trata de una enfermedad, sino de un trastorno.

Tiempo de recuperación: No tiene cura, pero es tratable.

Artículo revisado y aprobado por Nuestro equipo médico siguiendo la politica editorial - Última Actualización: 09/24/2019

El Déficit de Atención es mejor conocido como Trastorno del Déficit de atención (TDA) y no es una enfermedad. Es considerado como un trastorno debido a que afecta la vida diaria del niño valiéndose de la intensidad de sus síntomas. Se manifiesta desde la niñez pasando por la adolescencia, y puede llegar a la adultez sino es tratado como es debido.

Su síntoma característico es la imposibilidad para centrar la atención en una sola cosa. La impulsividad e hiperactividad también son síntomas tomados en cuenta para su respectivo diagnóstico.

El TDA no es un virus por tanto no se contagia; este pertenece a lista de padecimientos de la conducta. Los especialistas encargados de su diagnóstico, tratamiento y seguimiento son pediatras, psicólogos clínico, y/o psiquiatras entre otros. Todo esto depende de la intensidad de los síntomas; las terapias conductales y en casos extremos el uso de medicamentos.

Actualmente se desconoce la causa de este trastorno, sin embargo los expertos estudian la posibilidad genética y hereditaria. Por otra parte, el Trastorno del Déficit de Atención no tiene cura, pero si es tratable. El tratamiento se divide en dos partes:

  • Psicosocial: el abordaje del paciente en varios ámbitos de su vida tanto laboral, estudiantil, familiar e individual. De esta manera, se forma una intervención en conjunto llevando a un progreso y adaptación de la persona.
  • Médico: en esta parte la intervención es médica completamente. La atención por parte de especialistas que determinan las terapias y tratamiento que el niño o paciente debe seguir.

No es necesario la realización de exámenes de laboratorios o imágenes como tomografías, ya que su valoración y diagnóstico es netamente clínico. El control y mejoría de los síntomas se logra según con el consumo de medicamentos, bajo indicación medica.

Los síntomas del Déficit de Atención (TDA) son:

  • Estados de confusión
  • Problemas para enfocar y mantener la atención
  • Inconstancia en las tareas
  • Impulsividad
  • La persona hace lo que quiere cuando quiere
  • Desmotivación
  • La persona actúa de manera intrusiva
  • Problemas de lenguaje
  • Repetitividad en las acciones y habla
  • Cambios de humor
  • Desorganización
  • Irritabilidad
  • Nerviosismo
  • Inquietud
  • Ansiedad

Cómo tratar el Déficit de Atención en niños

Estos son algunos de los síntomas del padecimiento; según sea el tipo TDA la persona manifestará un aumento en la intensidad de los síntomas. Usualmente el TDA es tratado por médicos, psicólogos, psiquiatras entre otros, todo esto en conjunto con familiares, amigos etc. Se emplean medicamentos estimulantes y no estimulantes como Concerta, Ritalin, Strattera que ayudan a mejorar la conducta y estado hiperactividad del paciente.

A continuación se muestra algunos de los medicamentos que se utilizar:

Medicamentos para el Déficit de Atención

¿Qué medicamentos puedo tomar?

Los medicamentos que son utilizados para el tratamiento del Trastorno en Déficit de Atención se clasifican en:

  • Estimulantes: Son medicamentos que se encargan de estimular el sistema neuronal actuando sobre la dopamina. Al aumentar los niveles de este neurotransmisor, disminuye el estado de impulsividad, agresión mejorando la concentración y atención. En resumen son estimulantes y potenciadores cognitivos; en la mayoría de los casos se utilizan estos medicamentos para tratar TDA sin hiperactividad.
  • No estimulantes: este tipo de medicamentos actúan sobre la norepinefrina aumentando sus niveles ara mejor el estado de hiperactividad. En algunos casos suelen utilizar antihipertensivos debido a que disminuye la frecuencia cardíaca y regula el estado de exaltación. El resultado de estos medicamentos es un equilibrio emocional a la vez que se alcanza un mejor estado de atención y concentración.

El uso de estos medicamentos se inician con dosis repuesta, tomando en cuanta factores como la edad y la intensidad de los síntomas. Es importante señalar que una combinación de medicamentos más terapias cognitivo conductual, psico-educación, trabajo familiar entre otros mejoran el cuadro. Lo favorable de trabajar de manera conjunta, es la posibilidad de disminuir la dosis farmacológica a medida que mejoran los síntomas llegando inclusive a no necesitarlos.

Presentaciones ¿Cómo saber cuál elegir?

A continuación las presentaciones más utilizadas en este padecimiento:

  • Tableta, cápsulas, grageas, comprimidos: es el tipo de presentación más común de medicamentos para tratar el TDA. En cada uno de ellos se encuentra de manera comprimida y compacta el componente activo del medicamento. La dosis es controlable con facilidad de consumo. Los más utilizados son Avanzaten, Modiodal, Ritalin, Masennus, Moxazyd, Strattera, Encephabol, Sermión, Clonidina, Catapresan 100 entre otros.
  • Tabletas, cápsulas y grageas de liberación prolongada: son presentaciones pensadas la facilidad de consumir una sola pastilla una vez al día con la carga del medicamento necesaria para 12 o 24 horas. Esto ayuda disminuir el consumo del medicamento de varias dosis al día a una sola. Sucede gracias a que esta presentación libera el, principio activo del medicamento lentamente manteniendo su concentración por largo tiempo. Los más usados son Criam, Concerta, Ritalin LA y Ritalin SR.
  • Jarabe, suspensión y solución oral: se podría decir que es una presentación muy práctica. Está dirigida a pacientes que se les dificultad el tragar una tableta o tiene algún tipo de lesión en la boca. En el caso de los niños menor de edad es muy práctica, porque permite calcular la dosis y es fácil de ingerir. Las marcas más conocidas son: Onyric, Nootropil, Carbazina entre otros.

Se recomienda que la adquisición y consumo del medicamento sea bajo previa valoración e indicación médica. Este tipos de medicamentos pueden afectar el estado de salud en la persona si no se consume como es debido.

Medicamentos para el Déficit de Atención en niños y bebés

El Déficit de Atención es un trastorno que se presenta a partir de la niñez, por tanto mientras más rápido se atienda serán mejores los resultados. La realización de terapias del tipo cognitiva conductual, familiar, amigos, y tratamiento medicamentoso entre otros, es la mejor opción ante este padecimiento. Lo que se busca por medio de las terapias, es una disminución en el consumo de medicamentos o la omisión de los mismos. Todo es debido a que la población mayormente afectada son los niños y el consumo de estos medicamentos a su edad no es recomendable.

Es difícil dar con un diagnóstico exacto de TDA a un bebé, más aún cuando estos son menores de un año. A pesar de todo lo mencionado los especialistas manejan protocolos que les permiten tener una apreciación del estado del bebé. Estos son algunos de los medicamentos utilizados para tratar este padecimiento en los niños y bebés:

  • Medicamentos para niños: Avanzaten Infantil, Ritalin, Criam, Concerta, Strattera, Onyric, Nootopril entre otros.
  • Medicamentos para bebés: Onyric, Carbazina, Nootropil etc.

La vigilancia durante el consumo y administración de estos medicamentos es fundamental, debido a los efecto secundarios que producen. Si se presentan como mucha frecuencia, no suspender el tratamiento es lo adecuado y comunicarse de manera inmediata con el médico.

Remedios naturales para el Déficit de Atención

En este tipo de padecimientos cerebrales y de conducta como el Déficit de Atención los remedios naturales tienden a ser efectivos. En familia existen preparados  con ingredientes naturales que en el caso del TDA alivian y controlan los signos de ansiedad e hiperactividad. Estos son algunos remedios que ayudan en este padecimiento:

  • Gingo biloba: este ingrediente es beneficioso para el cerebro porque mejora el riego sanguíneo en este órgano. El aumento del flujo de sangre oxigenada al cerebro mejora el estado de alerta, atención y memoria de quien lo consuma. Para aprovechar las propiedades del Gingo Biloba basta con realizar una infusión con 200 mg de sus hojas en 250 ml de agua. Hervir el agua por 10 minutos, sumergir las hojas, apagar y dejar reposar. Se puede beber una taza dependiendo de la intensidad de los síntomas 3 veces al día.
  • Valeriana: este ingrediente se puede encontrar en cápsulas, comprimidos, aceites, bolsas de te entre otros. Elegir una presentación acorde a la necesidad respetando las dosis del fabricante es una manera de consumirla. Preparar una infusión con una cuchara de hojas secas en 250 ml de agua hervida por 10 minutos y luego endulzar con miel. Es efectiva como sedante controlado los síntomas de agitación, impulsividad entre otros; no beber más de 3 veces día.
  • Jengibre: es un energizante natural que posee otras propiedades como fortalecer el sistema inmunológico. Gracias a que repone las energías del organismo mejorando sus funciones, se obtienen resultados como una mejor atención, memoria y tranquilidad. Basta con tomar entre 5 y 7 grs de la ralladura del Jengibre
  • Ginseng: hervir 500 ml de agua durante 20 minutos y luego sumergir las raíces de Ginseng; dejar reposar. Endulzar con un toque de limón y miel; se puede beber 2 veces al día. Es un potente estimulante cerebral que  aumenta el riego sanguíneo en el cerebro. Debido a sus propiedades vasodilatadoras debe evitarse beber por más de 5 días por riesgo a dolores de cabeza.
  • Orégano: colocar en una olla 250 ml d agua  por 15 minutos y sumergir unas ramitas de orégano. Dejar reposar por unos 5 minutos y endulzar con miel. Se puede beber dos a tres veces por día; mejora el estado de atención y la memoria gracias a un mejor riego sanguíneo en el cerebro.

Tipos de Déficit de Atención

La valoración, diagnóstico, y clasificación del TDA tiene como base y referencia el DSM-IV-TR (Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales) Diagnostic and Statical Manual of Mental Disoders como lo indican sus siglas. Este manual pertenece a la APA (American Psychiatric Association – Asociación Americana de Psiquiatría), el cuál describe los siguientes tipos de Déficit de Atención:

  • Predominantemente inatento: este tipo de TDA se observa en el niños la dificultad para mantener la atención y concentración en una sola cosa. La conducta y estado de animo son tranquilos tanto que pasan desapercibidos. El permanecer de esta manera, le impide concentrarse porque se distrae con mucha facilidad.
  • Predominantemente hiperactivo-impulsivo: es el tipo con mayo facilidad de identificar; el niño es inquieto, ansioso y no puede controlar sus impulsos. En momentos suelen tornarse agresivos y ofensivos lo cuál es una característica de este tipo de TDAH. Lo que dificulta la atención en quien lo padece esta la misma hiperactividad, que no permite que se enfoque en una sola tarea o mantenerse tranquilo en un solo sitio. Esto trae complicaciones en el aprendizaje, memoria y conocimiento a futuro; se nota mucho en los salones de clases porque no pueden permanecer sentados.
  • Combinado: como su nombre lo indica es producto de la combinación de los tipos ya mencionados, inatento e hiperactivo-impulsivo. La dificultad para adquirir conocimientos y mantener un buen estado de la memoria son difíciles a la hora de desempeñar una tarea. El apoyo familiar y la terapias cognitivo-conductual entre otros son el mayor refuerzo para la persona.

Causas del Déficit de Atención

En la actualidad se realizan estudios e investigaciones con referencia a Déficit de Atención, sin embargo no se ha establecido una causa como tal. El rumbo que toman dichos estudios se ha asociado con mayor fuerza a la parte genética-hereditaria de las personas. Se ha observado por parte de los investigadores, que un porcentaje de las personas que padecen TDA tienen antecedentes familiares con este padecimiento o con una patología psiquiátrica o neurológica. A continuación se muestran algunas posibles causas del trastorno:

  • Genéticas _ se ven manifestadas en personas el TDA con antecedentes de padres o familiares que han tenido dicho padecimiento. Por otra parte también se incluyen antecedentes familiares de padecimientos del tipo mental o psiquiátrico.
  • Ambientales _ se toman en cuenta todas aquellos agentes contaminante que influyen tanto en el desarrollo y crecimiento del niño o durante el embarazo de la madre. A esta causa se agrega contaminación por plomo y inhalación de gases tóxicos entre otros.
  • Nacimiento de niños prematuros.
  • Embarazos mal controlados agregando el consumo de cigarrillo, drogas y otras sustancias tóxicas para el organismo.
  • Consumo de alcohol y drogas.
  • Infecciones del sistema nervioso central como la meningitis.
  • Cualquier tipo de traumatismo a nivel craneal, bien sea en la infancia o posterior a ella durante el desarrollo y crecimiento del niño.
  • Hipoxia cerebral durante el nacimiento. Cual quier afección o problema que impide la oxigenación del bebé al momento de nacer.

¿Cómo curar el Déficit de Atención?

El TDA no se cura porque no es un padecimiento como tal, sino como venimos mencionando, es un trastorno. Los especialistas y colaboradores buscan es disminuir y controlar los síntomas para mejorar la calidad de vida del niño o adolescente. Actuando de esta manera se impide que el trastorno afecte negativamente el futuro y la vida cotidiana de la persona. En resumen, es una condición con la que tiene que pender a vivir no lo quien la padece, sino también quienes lo rodean.

Para el control y atención de personas con TDA es importante el trabajo de médicos, terapeutas, familiares entre otros como equipo multidisciplinario. Estas son algunas sugerencias para actuar ante el TDA:

  • Acudir al médico en caso de notar conductas o comportamientos extraños de los niños; llanto excesivo, agresividad, ansiedad etc.
  • Como familiares asesorarse de la manera correcta sobre el tema. Pueden ir directamente con un especialista del área, foros conversacionales, grupos de apoyo entre otros.
  • Aplicar terapia cognitivo-conductual para cambiar el efecto y características negativas del trastorno en algo favorable para la persona.
  • Apoyo por parte de psicólogos que orienten acerca del comportamiento que se quiere en casa, trabajo, escuela entre otros.
  • Orientar e instruir a la persona obre el manejo y control de estados de ira evitando en lo posible sus desencadenantes.
  • Aplicar terapia familiar con ayuda de un psicólogo que brinde la orientación de como actuar y no abrumarse ante este tipo de padecimiento.
  • Emplear el análisis conductual aplicado (medio de enseñanza utilizado en niños con trastorno de espectro autista) como medio de enseñanza y desarrollo del aprendizaje en el niño.
  • Si el especialista indica medicamentos para el control y alivio de los síntomas; seguir a indicaciones a pie de la letra.
  • Notificar a médicos y demás colaboradores los cambios en el estado de animo y comportamiento del niño.
  • En caso de consumir algún tipo de tratamiento farmacológico, no suspenderlo sin antes consultar con el especialista.
  • Respetar en lo posible las horas de descanso, especialmente durante las noches (evitar vigilias y trasnochos).
  • Si se sospecha de embarazo, evitar en lo posible el consumo de alcohol, cigarrillo o alguna otra droga.
  • Evitar la exposición a agentes contaminantes como el plomo.
  • Si ha sufrido de alguna contusión en la cabeza durante la infancia o sospecha de ella; realizar los exámenes respectivos para descartar alguna complicación.