Qué es: Es la manera defensiva en la que actúa el organismo para afrontar distintos retos en el día a día.

Afecta: Sistema nervioso central: Cerebro.

Tipo de Enfermedad: Psiquiátrica: Emocional.

Tiempo de recuperación: 1 hora como mínimo. En estado crónico es indeterminado.

El estrés es la manera que tiene el cuerpo de responder ante situaciones que generan angustia, agobio o preocupación. Este se manifiesta constantemente al pensar que no se tienen las habilidades necesarias para afrontar un problema, situación o reto.

El estrés desaparece tan rápido se controle o elimine la causa que lo produce. Si sus síntomas perduran una vez controlado el factor estresante se vuelve dañino; pasa de ser estrés para convertirse en ansiedad.

Los síntomas que se manifiestan al padecer Estrés son:

  • Dolor de cabeza.
  • Agitación.
  • Frustración.
  • Preocupación.
  • Pesimismo.
  • Pérdida del apetito o apetito voraz.
  • Autoestima baja.
  • Insomnio.
  • Taquicardia (Corazón acelerado).
  • Problemas en la intimidad.
  • Agotamiento.
  • Dolor de estómago.
  • Gastritis.
  • Problemas en descanso y sueño.
  • Rigidez muscular, usualmente en mandíbula y cuello.

El tratamiento para el estrés es el mismo utilizado en el control de la ansiedad, la mayoría ansiolíticos y antidepresivos. Los síntomas de dolor pueden ser tratados con analgésicos. Los relajantes musculares son excelentes al momento de tensión muscular. El té de lavanda es una opción natural que ayuda en el alivio de los síntomas como la agitación.

Estos son algunos de los medicamentos que puedes tomar:

Medicamentos para el Estrés

¿Qué medicamentos puedo tomar?

Padecimientos como el estrés son tratados con ansiolíticos debido al efecto tranquilizante que ejerce sobre la persona. En ocasiones se emplean antidepresivos, esto depende de la severidad del padecimiento. A continuación algunos medicamentos que puedes tomar:

  • Ansiolíticos: También conocidos como sedantes o tranquilizantes menores. Son medicamentos que actúan deprimiendo el sistema nervioso, así inducen un efecto sedante leve. Algunos de ellos son: Diazepam, Alprazolam, Lorazepam entre otros.
  • Antidepresivos: Como su nombre lo indica se emplean usualmente en casos de depresión. Debido a su efecto tranquilizante y sedante se usan en el estrés cuando los ansiolíticos no funcionan. Los de mayor uso son: Paroxetina, Sertralina y Fluoxetina.
  • Analgésicos: Se usan para aliviar síntomas como el dolor y debe ser bajo estricta indicación medica. Ya que existe la posibilidad de presentar hemorragias por la administración conjunta con antidepresivos. El más recetado en México es: Tempra forte.

El tratamiento debe ser indicado por un psiquiatra una vez valorada la condición de la persona. De esta manera se elegirá el medicamento más indicado para tratar su condición.

Presentaciones ¿Cuál debo elegir?

La mayor vía de administración para este tipo de padecimiento es la oral. Esto debido a su fácil administración y traslado consigo en caso de presentar un episodio. Las presentaciones más usadas:

  • Tabletas, cápsulas y grageas: En este tipo de presentación se encuentran medicamentos como los ya mencionados ansiolíticos y antidepresivos. Su venta es con receta médica. Los más utilizados son: Fluvoxamina, Lorazepam, Alprazolam, Escitalopram entre otros.
  • Solución inyectable: Este tipo de presentación tiene medicamentos como el Diazepam. Del cual se aprovecha el efecto sedante y acción rápida en episodios severos de estrés. Los más empleados son el Valium y Leptosique. Su administración solo debe ser realizada por personal calificado del área de la salud.

La administración de estos medicamentos no debe ser suspendida sin antes consultar a su médico. El tiempo de espera para observar cambios positivos es de 21 días como mínimo.

Medicamentos para el Estrés en niños y bebés

En ocasiones se piensa que los niños por ser niños no tienen preocupaciones que podrían causar estrés. Sin embargo existen situaciones que cambian la vida del niño sin notarlo y que afectan su estado emocional. La aparición de síntomas como cansancio, falta de apetito y cambios violentos en el estado de ánimo son señal de estrés. Por tanto no se debe ignorar la conducta que manifieste el niño en el día a día.

La psicoterapia controla y elimina el estado de estrés infantil una vez identificado su origen. Es recomendable ayudarlos como padres a expresar sus emociones y elegir actividades que los mantengan relajados y sin preocupaciones.

La administración de medicamentos para este tipo de padecimientos es la misma empleada en los adultos. Esto se debe al efecto tranquilizante y sedante que dichos fármacos producen. De ameritar su administración esta debe ser bajo previa valoración, indicación y supervisión de un psiquiatra infantil.

Homeopatía para el Estrés

En padecimientos como el estrés la medicina homeopática está dirigida a controlar y eliminar síntomas en su estado leve. En caso de presentar estrés grave o crónico la persona debe acudir a un especialista en psiquiatría. Dentro la gran variedad de los medicamentos homeopáticos para esta condición se encuentra:

  • Ignatia amara: Es de suma utilidad e situaciones de estrés. Alivia los síntomas de dolor estomacal, dificultad para respirar y sensación de ahogo.
  • Coffea tosta: Es usada para controlar el insomnio producido en situaciones que generan preocupación en la persona. Ayuda a conciliar el sueño inclusive cuando este es interrumpido a altas horas de la boche.
  • Calcarea carbónica: Efectiva en síntomas de estrés producidos en el trabajo. Ayuda a evitar a que se genere un estado de ansiedad.
  • Nux vómica: Su uso se centra en calmar y equilibrar el estado emocional. Evita estados de exaltación y conflicto producto del estrés.
  • Argentum nitricum: Se emplea en situaciones en que la persona muestra signos de ansiedad. Esto producto del estrés generado por la impaciencia ante situaciones que aun no ocurren.

Remedios naturales para el Estrés

El uso de remedios naturales para combatir el estrés es muy común entre las personas. Infusiones bien preparadas con hierbas como la albahaca sirven para calmar la angustia producto de este padecimiento. A continuación se muestran algunas sugerencias:

  • Arándano: Coloca en una licuadora 75 grs. de arándanos y 250 ml de agua, licua y consume. Se debe consumir la mitad del preparado cada vez que manifieste síntomas de estrés. Debido a su alto contenido en magnesio disminuye la tensión en los músculos y controla la ansiedad.
  • Leche de almendras: Posee efecto antioxidante y antiinflamatorio. Esto estimula la producción de serotonina y endorfinas (Hormonas) las cuales colocan al paciente en estado de relajación y felicidad.
  • Albahaca: Prepara una infusión con 5 grs. de estas hojas en 1 taza de agua hirviendo. Deja reposar y consume una taza luego de las comidas. Posee propiedades adaptógenas que ayudan al organismo a tener buen rendimiento físico y mental. Si no te gustan las infusiones, puedes masticar sus hojas y obtendrás el mismo resultado.
  • Naranja: Prepara un buen jugo con 5 naranjas y endulza con miel al gusto. Debes consumirlo por las mañanas y cada vez que sientas estrés. Este activa el cuerpo dando una mejor respuesta ante retos del día a día.
  • Lavanda: Aprovecha los efecto sedantes y relajantes de esta flor. Agrega 70 grs. de flores de lavanda en 2 litros de agua hirviendo deja reposar por 15 minutos. Bebe una taza cada vez se manifiesten síntomas de estrés.

Cabe resaltar que los remedios naturales son excelentes al momento de tratar padecimientos como el estrés. Sin embargo se sugiere tener un control en cuanto a su consumo, sin abusar de la cantidad recomendada.

Tipos de Estrés

El presentar estrés es algo común en las personas puesto que es una manera de afrontar y realizar acciones en el día a día. Sin embargo su manejo es algo difícil debido a que existen diferentes tipos. A continuación se muestra su clasificación:

  • Agudo: Es la manifestación más común de estrés. Se manifiesta producto de presiones, retos y exigencias tanto del pasado, como pensamientos de situaciones que todavía no ocurren. Este ayuda afrontar y solucionar problemas de manera rápida pero al manifestarse de manera recurrente se vuelve agotador.
  • Agudo episódico: Se debe a la manifestación recurrente de estrés agudo. Las personas que lo padecen llevan un estilo de vía desordenado y acelerado. Esto se debe a que no tienen un control sobre las actividades y desempeño en su día a día.
  • Crónico: Es la manifestación prolongada de este padecimiento de tal manera que la persona la convierte en parte de su día a día. Las personas se acostumbran a el estrés y se olvidan que lo padecen. Este padecimiento en su estado crónico es peligroso porque es causa de violencia, suicidios y infartos al corazón. Debe ser atendido de pronta manera.

Causas del Estrés

Los factores estresantes son aquellas situaciones que originan estrés. Estas no solo son negativas como un trabajo exigente, o tener múltiples tareas por realizar. También las situaciones alegres generan estrés como organizar un cumpleaños, ser parte de una boda etc. A su vez es producto de causas externas como también de origen interno. A continuación se muestra una breve clasificación de sus causas:

  • Causas externas.
    • Cambios bruscos en el estilo de vida.
    • Trabajo, familia, escuela.
    • Relaciones de pareja.
    • Exceso en la cantidad de actividades que se pueden realizar.
    • Exposición a ambientes ruidosos.
  • Causas internas.
    • Perfeccionismo irreal de las situaciones.
    • Pensamientos negativos.
    • Pesimismo constante.
    • Agotamiento recurrente.
    • Cambios hormonales.

Es importante identificar las distintas causas de estrés. La psicoterapia y consulta con un psiquiatra es fundamental para el diagnóstico temprano y solución oportuna del padecimiento.

¿Cómo curar el Estrés?

El estrés no tiene cura como tal, ya que es una respuesta defensiva del organismo ante situaciones cotidianas. El reconocer este padecimiento y sus síntomas ayuda en la atención oportuna por parte de un psiquiatra. Existen alternativas para el control y superación de este padecimiento:

  • Enfocase en ubicar la causa del estrés.
  • Ser más ordenados dando prioridad a las actividades y decisiones más importantes.
  • Aprender a decir no. Esto ayuda a no aceptar propuestas a actividad o problemas que no puedas realizar o resolver.
  • Estimular tu subconsciente con palabras positivas de apoyo. Esto ayuda aumentar el autoestima y a actuar de manera fluida.
  • Pedir ayuda es fundamental, recuerda que no puedes realizar o tener control de todo.
  • Acepta tus errores, eres humano y por tanto los errores forman parte de tu vida. Si caes una vez levántate dos.
  • Lleva un estilo de vida mas saludable iniciando con una dieta equilibrada.
  • Duerme y descansa por 8 horas como mínimo.
  • Realiza ejercicios ya que activa el organismo y despeja la mente.
  • El practicar yoga ayuda en la relajación y liberación de tensiones.
  • Si te sientes agobiado y lleno de problemas acude a un psiquiatra el sabrá que hacer.
  • Sigue el régimen terapéutico de tu médico y no suspendas el tratamiento sin antes consultar.