Qué es: Infección por bacterias, virus o parásitos.

Afecta: Estómago e intestinos.

Tipo de Enfermedad: Infecciosa.

Tiempo de recuperación: De 1 a 2 semanas generalmente.

La Infección Intestinal es un padecimiento que acompaña a las infecciones estomacales. Reciben el nombre de gastroenteritis. Este tipo de infecciones puede ser causada por bacterias, virus y parásitos. La mayoría de las veces este padecimiento solo presenta algunas molestias y se puede curar solo, pero en ocasiones es indispensable acudir al médico para combatir de manera específica al microorganismo que está causando la infección.

Los síntomas principales que pueden presentarse con la Infección Intestinal son:

  • Náuseas.
  • Diarrea.
  • Vómito.
  • Dolores abdominales.
  • Cansancio.
  • Pérdida de apetito.
  • Escalofríos.
  • Dolores de cabeza.
  • Disminución de peso.
  • Vómito o sangre con heces.
  • Deshidratación.
  • Fiebre.

Para combatir las infecciones parasitarias o virales se pueden conseguir medicamentos de venta libre en las farmacias. Para las infecciones bacterianas es indispensable consultar al médico para obtener una prescripción, en muchos de los casos después de haber realizado pruebas fecales para determinar el tipo de bacteria implicada.

Medicamentos para Infección Intestinal

¿Qué medicamentos puedo tomar?

Los medicamentos más comúnmente utilizados son los antidiarreicos y antieméticos, aunque ambos solo alivian las molestias. En muchos casos eso puede ser suficiente, además de hidratarse correctamente mediante electrolitos orales. Dependiendo del tipo y gravedad de la infección se podrían usar los siguientes medicamentos:

  • Antidiarreicos. Sirven para aliviar la diarrea. El de uso más frecuente es la Loperamida en casos graves, el subsalicilato de Bismuto en diarreas leves y la Crospovidona, que además ayuda a restaurar la flora intestinal.
  • Antieméticos. Para el alivio de las náuseas y el vómito. Los más frecuentes son la Metopimazina y el subsalicilato de bismuto que también tiene propiedades contra las náuseas. El Dimenhidrato o el Difenidol también pueden ser de utilidad.
  • Analgésicos. Sirven para aliviar el dolor. Entre los más frecuentes está el Acetaminofen, conocido también como Paracetamol.
  • Antibióticos. Son generalmente indispensables si se detecta la presencia de bacterias. Entre las de uso más frecuente están la Claritromicina, Neomicina, Amoxicilina y las flouoroquinolonas como el Ciprofloxacino.
  • Antivirales. Debido a que los rotavirus son los principales causantes, el más utilizado de los medicamentos es la vacuna contra el rotavirus, como medida preventiva.
  • Antiparasitarios. Se usan cuando los causantes son las lombrices, amibas y otros parásitos. El Metronidazol es uno de los más usados.
  • Antipiréticos. Reducen la fiebre. Entre los más frecuentes está el Paracetamol cuando hay diarrea.
  • Antiespasmódicos. Reducen los espasmos que provocan los cólicos. Son de uso general la Butilescopolamina y la Drotaverina.
  • Sueros. Desde los primeros síntomas se puede ayudar a recuperar las sales perdidas por las evacuaciones y el vómito tomando sueros orales. En casos graves se podrían recurrir a electrolitos por vía intravenosa.
  • Antagonistas del receptor H2. Ayudan a reducir la acidez. La Famotidina es de los medicamentos más frecuentes.
  • Inhibidores de la bomba de protones. También son de ayuda para reducir la acidez estomacal. Son de uso común el Pantoprazol o el Dexlansoprazol.

Presentaciones ¿Cómo saber cuál elegir?

  • Pastillas, grageas y cápsulas. Es la presentación más frecuente. Algunas de las marcas apropiadas para este padecimiento son Buscapina, Imodium, Helicoblis, Lomotil, Clearmicin, Akabar, Adel, PyloPac, Neomixen, Acanol, etc.
  • Suspensión oral. También es una presentación común para el padecimiento. Algunas de las marcas apropiadas son Electrolit, Flonorm, Colistín Magma, Topron, Flagenase, Flagyl, Akabar, Vertisal, Suerox, Pedialyte, etc.
  • Polvo para solución oral. De fácil preparación. Las marcas más frecuentes son Amoxiclav BID, Logical, Iprikene, Polimox, etc.
  • Solución inyectable. Se reservan para casos graves. Una de las marcas principales es Sinuberase, Vontrol, etc.

Medicamentos para Infección Intestinal para niños y bebés

Los niños son los que más padecen de infecciones intestinales. Existen diversos medicamentos para aliviar en diversos casos, pero se debe recordar aplicar la vacuna contra el rotavirus para prevenir infecciones graves:

  • Medicamentos para niños. Tempra Infantil, Dramamine, Electrolitos APO, Augmentin Junior, etc.
  • Medicamentos para bebés. Amoxiclav, Clearmicin, Febraxito Pediátrico, Penamox, Flagenase 400, etc.

Es muy importante que los bebés reciban atención médica a los primeros síntomas, además de cuidar en todo momento su hidratación.

Homeopatía para Infección Intestinal

Los medicamentos homeopáticos pueden ser de utilidad en muchos casos para aliviar los síntomas de las infecciones, en lo que el sistema inmunitario de la persona combate la infección. Algunos de los medicamentos más frecuentes son:

  • Arsenicum album, para infecciones bacterianas con presencia de cólicos.
  • Cadmiun sulfuratum, ayuda en caso de infecciones virales con presencia de vómito y hasta fiebre.
  • Carbo vegetabilis, es de ayuda para aliviar en infecciones bacterianas.
  • China 5 CH, también útil para infecciones bacterianas con presencia de diarrea.
  • Magnesia carbonica, es útil para el vómito intenso y la sensación de hacerlo aún sin haber comido.
  • Podophyllum peltatum, Se recomienda para infecciones virales como la diarrea del viajero.
  • Veratrum album, para casos de diarrea excesiva y frecuente.

Remedios naturales para Infección Intestinal

Los remedios naturales o caseros también son útiles para aliviar algunos de los síntomas que se presentan con las infecciones intestinales. Los más comunes son:

  • Agua con jugo de limón. La vitamina C del limón es útil contra los virus. No se recomienda endulzar debido a que el azúcar puede servir de alimento para los microorganismos.
  • Agua mineral con sal y azúcar. Añadiendo un poco de azúcar y sal de mesa al agua mineral se improvisa un suero oral para prevenir la deshidratación.
  • Ajo con miel. Un ajo machacado con miel 3 veces al día combate las bacterias y otros microorganismos. También ayuda a disminuir el dolor de abdomen.
  • Hielo. Sirve como preventivo para evitar la deshidratación, especialmente cuando no se acepta el agua líquida.
  • Plátanos. Es de utilidad para poder alimentarse cuando se está padeciendo del estómago, ya que es de fácil digestión. También sirve el arroz, la manzana y otros alimentos.
  • Té de canela. Combate las bacterias.
  • Té de manzanilla. Asienta el estómago, además de que ayuda a prevenir la deshidratación.
  • Yogur. Es un alimento suave que provee de nutrientes que ayudan a reponer la flora intestinal para aliviar la diarrea.

Tipos de Infección Intestinal

La Infección intestinal se clasifica principalmente por los agentes que causan la infección. En general se consideran los siguientes tipos:

  • Infección bacteriana. Cuando el agente causante es una bacteria como la E. Coli, la salmonella o la Shiegella, entre otras.
  • Infección viral. En este tipo de infección son los virus los causantes. Los más comunes son los rotavirus, pero también puede generarse por astrovirus y otros microorganismos.
  • Parasitaria. Hay una gran variedad de parásitos que pueden provocar infecciones, pero los más comunes son las giardas y las amibas. En algunas infecciones de este tipo los síntomas casi no se presentan, con excepción de la disminución de peso.

El médico debe solicitar análisis clínicos en diversos casos para determinar al causante de la infección y poder recetar los medicamentos apropiados. Generalmente solo atenderá los síntomas, salvo en aquellos casos donde exista fiebre o haya presencia de sangrado.

Causas de Infección Intestinal y Cómo prevenirla

Casi todas las infecciones intestinales están relacionadas con la falta de higiene personal o en la preparación de alimentos, por lo que resulta fácil prevenirlas. Las causas más frecuentes son:

  • Alimento descompuesto. Un alimento descompuesto está lleno de parásitos, bacterias y otros microorganismos. Comerlos en mal estado puede causar infecciones.
  • Alimentos crudos. Las verduras y las frutas sin desinfectar pueden ser causa de una infección. Consumir huevos crudos puede infectar a la persona de salmonella, al igual que otros alimentos.
  • Alimentos mal cocidos. La carne de pollo comúnmente contiene la bacteria de la salmonella. Si no se cocina bien provoca una infección intestinal.
  • Bebidas o alimentos contaminados – En la mayoría de los casos se contaminan con heces fecales que pueden contener cualquiera de los agentes infecciosos.  
  • Mala higiene personal. Es importante mantener una apropiada higiene personal, además de lavarse las manos antes de comer y después de ir al baño.
  • Omisión en la aplicación de la vacuna del rotavirus. No hay medicamentos que se puedan utilizar cuando hay una infección por rotavirus, por ello es importante la prevención con la vacuna desde niños.
  • Utensilios contaminados. Los platos y vasos en que se sirven los alimentos también pueden estar contaminados si no se limpian apropiadamente. En el caso de los biberones para bebés se requiere de esterilización por calor.

¿Cómo curar la Infección Intestinal?

Las personas sanas y con un sistema inmunológico normal generalmente no requieren de medicamentos para combatir la infección, solo requieren de atención para los síntomas. Dependiendo de la gravedad de estos podría ser necesario acudir a un médico. También puede ser imperativo hacerlo si la persona infectada es un bebé o una persona de edad mayor. En general se recomienda lo siguiente.

  • Asegurar la correcta hidratación. 
  • Guardar reposo en casa.
  • De ser posible ingerir alimentos blandos.
  • Evitar comer golosinas, alimentos fritos en aceite o con mucha grasa.
  • Mantener una buena higiene personal.
  • Acudir al médico en caso necesario, especialmente si hay presencia de sangre en heces o vómito o si hay fiebre.
  • Evitar el uso de irritantes como el café.
  • No consumir alcohol.
  • No fumar.

Es importante estar alertas ante un empeoramiento de los síntomas, ya que esto implica la necesidad de recibir atención médica. En personas adultas sanas es posible esperar a que los síntomas desaparezcan o se reduzcan en los primeros 2 días, pero si al tercer día continúa igual o ha empeorado, es necesario un diagnóstico médico.