Qué es: Lesión, quemadura, abrasión, golpe, etc.

Afecta: La piel y tejidos blandos principalmente.

Tipo de Enfermedad: Lesión externa o infección directa de la piel.

Tiempo de recuperación: Desde pocos días hasta unas 2 semanas generalmente.

Las heridas infectadas se presentan generalmente por no atender de manera adecuada alguna lesión en la piel, lo que permite la penetración de agentes contaminantes. Siempre que se produce una herida es importante atender de inmediato para prevenir la infección. Diversos síntomas pueden acompañar a las heridas infectadas.

Síntomas que pueden acompañar las Heridas Infectadas:

  • Dolor.
  • Ardor.
  • Sangrado.
  • Inflamación.
  • Enrojecimiento en la zona circundante.
  • Calor en la zona de la herida.
  • Formación de abscesos.
  • Secreción de pus.
  • Mal olor.
  • Mal aspecto de la zona infectada.
  • Raspón sobre la piel.
  • Corte en la piel.
  • Presencia de úlceras.
  • Perforación en la piel.
  • Desgarramiento en la piel.
  • Quemadura.
  • Fiebre.
  • Ausencia de cicatrización.

Si la herida es mayor no solamente afectará la piel, sino las capas internas hasta llegar a músculos y huesos. Es importante identificar claramente el tipo de lesión antes de mover a la persona y de atender la lesión. Si hay una fractura se debe inmovilizar primero la zona afectada antes de trasladar al herido. Las heridas recientes no están infectadas aún, pero requieren de un lavado de la zona afectada lo antes posible y de la aplicación de agentes desinfectantes y hasta diversos medicamentos para prevenir la infección.

Medicamentos para Heridas Infectadas

¿Qué medicamentos puedo tomar?

Los medicamentos para curar las heridas infectadas son principalmente los antibióticos, ya que en la mayoría de los casos estas son causadas por bacterias. También se utilizan otros para la desinfección previa antes de hacer cualquier curación y para el tratamiento de otros síntomas. Los más comunes son:

  • Antiinflamatorios. Ayudan a reducir la inflamación y el dolor. Para las heridas infectadas se usan principalmente los no esteroideos. El Diclofenaco es uno de los más comunes, aunque también se utilizan los corticosteroides como la Betametasona.
  • Analgésicos. En caso de que hagan falta para reducir el dolor. El Paracetamol o Acetaminofen es de uso frecuente.
  • Anestésicos locales. Alivian temporalmente el dolor al suprimir la sensibilidad en la zona de aplicación. La Lidocaína es uno de los más frecuentes.
  • Antipiréticos. Si se llega a presentar fiebre por la infección. El Paracetamol es muy común debido a que es bien tolerado, además de que tiene un efecto analgésico.
  • Antibióticos. Para curar la infección causada por bacterias. Entre los más usuales está la Polimixina, Bacitracina, Neomicina, Gentamicina y otros, incluso en formulaciones que contienen varios de los activos para un mayor incrementar el espectro de bacterias a las que pueden eliminar. El sulfatiazol era muy usado, especialmente por su efecto cicatrizante.
  • Antimicóticos. En los casos que la infección sea causada por hongos. El Clotrimazol es de uso frecuente.
  • Antisépticos. Desinfectan la zona afectada antes de aplicar medicamentos o vendajes. Entre los más comunes está el alcohol etílico, el agua oxigenada o peróxido de hidrógeno, violeta de genciana, Tiomersal, Clorhexidina, etc.
  • Antivirales. Medicamento específico para cuando se detectan virus como causantes de la infección. El Aciclovir de uso directo sobre la piel es uno de los más comunes.
  • Cicatrizantes. Ayudan a que la herida cicatrice más rápido. Uno de los medicamentos utilizados es la Pirfenidona.

En raras ocasiones podrían requerirse también de tratamientos o procedimientos para eliminación de parásitos, que en personas solo llegan a presentarse cuando hay un descuido enorme y falta de higiene personal que complica las heridas.

Presentaciones ¿Cómo saber cuál elegir?

  • Tabletas, cápsulas, grageas, etc. Es una presentación muy usada para casi cualquier enfermedad o padecimiento. En este caso las marcas usuales son Anitrim, Floxager, Fosfocil, Italnik, Posipen, Spectracef, Septrin AD, Zinnat, etc.
  • Cremas, unguentos, geles, aerosol o solución de uso directo sobre la herida. Son de uso muy común para estos padecimientos. Algunas de las marcas principales son Dermodine, Fast Aid Plus, Fitoestimulina, Furacin, Glucoderm, Lusan, Linitul, Microdacyn 60 Hidrogel, Merthiolate, Kitos-Cell-Q, Italdermol G, Neosporin Dérmico, Recoverón NC, Sufrexal, Vioformo, Vioformo Cort, Vitacilina, etc.
  • Jarabe. Se usa principalmente para medicamentos infantiles para estos padecimientos. Entre las marcas están Amplirón Duo, Anitrim, Dalacin C, Zinnat, etc.
  • Polvo. Es una aplicación equivalente a las cremas y unguentos. Algunas de las marcas son Dalidome, Debrisan, Madecassol, etc.
  • Solución inyectable. Alternativa para infecciones graves. Algunos de los medicamentos en esta presentación son la Fosfocil, Garamicina, Tindortec, Zinnat, etc.

Medicamentos para Heridas Infectadas para niños y bebés

La mayoría de los medicamentos para adultos también pueden usarse para bebés y niños, con las concentraciones adecuadas. No obstante, hay algunas marcas que se usan más, como:

  • Medicamentos para niños. Amobay, Dalacin, Fosfocil, etc.
  • Medicamentos para bebés. Anitrim, etc.

Homeopatía para Heridas Infectadas

Las heridas infectadas también se pueden atender de manera apropiada con el uso de medicamentos homeopáticos. Entre los más comunes están los siguientes:

  • Agaricus TM. Es un antiinflamatorio y combate las bacterias que causan la infección.
  • Calendula officinalis. Ayuda en la cicatrización y el combate a la infección.
  • Causticum 15 a 30 CH. Actúa como analgésico aliviando el dolor.
  • Graphites 7 CH. Ayuda a la cicatrización de la herida.
  • Hypericum 30 CH. Cuando hay mucho dolor. Sirve para mordeduras, úlceras y perforaciones.
  • Kreosotum 15 a 30 CH. Alivia el dolor y disminuye la inflamación, especialmente cuando las heridas son consecuencia de quemaduras.
  • Ledum 30 CH. Útil principalmente en heridas que causan un dolor punzante. Combinado con Hypericum sirve para prevenir el tétanos.
  • Natrum sulfuricum 15 a 30 CH. Ayuda a disminuir la inflamación y tiene un efecto que favorece la cicatrización.
  • Staphysagria 9 CH. Es útil para combatir el dolor en cortaduras.

Remedios naturales para Heridas Infectadas

Los remedios caseros y remedios naturales tienen aplicación contra las heridas infectadas, algunos de ellos con probada eficacia como la miel. Entre los más comunes están los siguientes:

  • Aceite esencial de geranio. Actúa como antiséptico contra las infecciones.
  • Árbol de té. Aplicar el aceite esencial del árbol de té desinfecta y ayuda a que el sistema inmunológico combata la infección.
  • Miel. La miel natural aplicada sobre la herida combate de inmediato la infección de bacterias y hongos, aún en el caso de úlceras. Ayuda también a disminuir el dolor, acelera el proceso de cicatrización y reduce el tamaño de esta. También tiene efecto antiinflamatorio.
  • Propoleo. Ya sea que se aplique de forma natural o como ingrediente de alguna crema. Tiene efectos muy parecidos a la miel natural.

Tipos de Heridas Infectadas

Las heridas infectadas se pueden clasificar por medio del agente que causa la infección en:

  • Virales. Cuando son virus los que provocan la infección.
  • Bacterianas. Son las que causan las bacterias.
  • Parasitarias. Cuando hay gusanos o algunos otros parásitos en la herida.
  • Fúngicas o micóticas. Son aquellas provocadas por hongos o levaduras.

No obstante, con base en la manera en que se causó la herida infectada, también se pueden clasificar de la siguiente manera:

  • Abrasiones. Heridas que son provocadas por la fricción con otro objeto.
  • Aplastamiento. Cuando la herida se causó por efecto de un objeto que aplastó la piel y tejidos, pudiendo llegar hasta a dañar los huesos.
  • Contusión. Aquellas que fueron provocadas por un golpe.
  • Cortadura. Provocadas por efecto de objetos filosos como navajas, cuchillos, etc.
  • Desgarramiento. Cuando la piel y tejidos fueron arrancados o desprendidos del resto.
  • Punción. Provocada por un objeto que perfora la piel y tejidos como los de armas de fuego o una espina clavada.
  • Quemadura. Cuando la herida infectada fue provocada por efecto del calor, de químicos, etc.
  • Úlceras. Estas pueden generarse por mantener por mucho tiempo una sola posición o al acumularse humedad en algunas regiones del cuerpo.

Algo que permite evaluar la gravedad es la siguiente clasificación de las heridas:

  • Superficiales. Cuando solo afectan a la piel.
  • Heridas profundas. Que no solo afectaron la piel, sino que pueden haber llegado a los tejidos internos y huesos.

Causas de Heridas Infectadas y Cómo prevenirlas

Son muy diversas las causas de las heridas infectadas. El agente infeccioso muchas veces ya está presente en nuestro cuerpo. En otras ocasiones accede con el elemento que causa la lesión, pero para que existan se requiere de una herida abierta en algún momento. Algunas de las principales causas de las heridas infectadas son:

  • Exposición a contaminantes. Las heridas abiertas deben atenderse correctamente y protegerse de agentes contaminantes, ya que de otra manera son el lugar de entrada de los agentes infecciosos.
  • Falta o disminución de flujo sanguíneo en la zona afectada. Esto provoca que no lleguen los suficientes anticuerpos a la región afectada facilitando la infección.
  • Heridas por golpes. En el caso de las contusiones, por la inflamación y daño en los alrededores se dificulta también la irrigación sanguínea que lleva anticuerpos.
  • Propensión a las infecciones. Algunas enfermedades crónicas provocan que cualquier herida se infecte más rápido y sea más difícil su curación, como ocurre con la diabetes.
  • Sistema inmunológico débil. Padecimientos como el sida y otros también hacen que las infecciones ocurran con mayor frecuencia y gravedad.

Para prevenirlas…

  • Beber líquidos en la cantidad correcta de acuerdo con la actividad de la persona. Una adecuada hidratación facilita la cicatrización y la curación de las heridas.
  • Secar completamente el cuerpo después del baño, al lavarse las manos o tras nadar. Las zonas húmedas favorecen el crecimiento de hongos que pueden causar úlceras sin que haya existido una lesión externa.
  • Mantener el orden en la casa y cualquier lugar, para evitar accidentes que puedan causar alguna herida.
  • No dejar cuchillos al alcance de niños pequeños.
  • Utilizar la ropa apropiada de acuerdo con el lugar en que se esté. El pasto alto puede causar heridas si no se usa pantalón largo.
  • Si algún objeto punzo cortante se rompe, se debe recoger con los medios apropiados para prevenir una lesión.
  • Aplicarse con la frecuencia necesaria la vacuna antitetánica.

Cómo curar las Heridas Infectadas

Es importante saber lo que se tiene que hacer cuando alguien en la familia tiene una herida que corre riesgo de infección. Hay que actuar de inmediato para evaluar la situación y asegurarse de que si es algo grave se llame a emergencias o llevar a la persona al hospital. Si es algo menos grave que se puede atender en casa se debe hacer lo siguiente:

  • Lavarse las manos con agua y jabón y desinfectarse con líquido antibacterial.
  • Limpiar a fondo la herida con agua y jabón. Puede ser conveniente añadir agua oxigenada para una mejor limpieza.
  • Secar la zona afectada con el uso de una gasa esterilizada.
  • Desinfectar la zona aplicando algún medicamento antiséptico. Esto puede implicar el uso de varios, como el alcohol y otros.
  • Cubrir adecuadamente la región de la herida dependiendo del tipo de lesión y su tamaño.
  • Si la infección puede ser causada por bacterias será indispensable acudir al médico por medicamentos, ya que los antibióticos no se pueden comprar sin receta.
  • Hacer curaciones 2 o 3 veces al día y evaluar el progreso de la curación.

Una herida infectada debe ser revisada continuamente para asegurarse de la mejoría y que no se esté agravando. La presencia de zonas muertas de piel y tejido de color negro son síntomas de alarma, así como también la formación de abscesos con pus.