Qué es: Formación de piedrecillas o arenilla

Afecta: Riñones y vías urinarias.

Tipo de Enfermedad: Hereditaria, dietética, neoplásica, etc.

Tiempo de recuperación: 1 a 2 semanas.

El Cálculo Renal es, literalmente, un conglomerado de substancias que generalmente están contenidas en la orina, pero que llega a ser excesiva por un determinado tiempo y se unen formando una piedrecilla o pequeño grano. Se forma en los riñones y puede quedarse ahí o desplazarse por las vías urinarias. Su composición puede ser de sales úricas, de carbonato de calcio, de sales de fosfato u otros materiales.

El padecimiento al tener un cálculo renal o más suele llamarse cálculos renales o, más comúnmente, piedras en los riñones. Muchos de estos cálculos pueden excretarse sin ningún síntoma a través de la orina, pero conforme alcanzan mayores tamaños su desplazamiento produce dolor, que puede ser uno de los más intensos.

Los síntomas de los cálculos renales son:

  • Dolor intenso en la zona renal.
  • Dolores en las vías urinarias.
  • Náuseas.
  • Vómito.
  • Dificultad para orinar.
  • Ardor al orinar.
  • Orina con sangre.
  • Escalofríos.
  • Fiebre.
  • Mal olor en la orina.

La presencia de cálculos renales se manifiesta de manera repentina en ocasiones, mediante un dolor muy intenso que no permite mantenerse en la misma posición por varios segundos. Conforme pasa el tiempo puede incrementarse aún más el dolor si no logra expulsarse la piedrecilla por acción de la orina.

Esto provoca ganas de vomitar aunque no haya nada en el estómago y que la persona se mueva continuamente de un lugar a otro. Se considera un dolor tan fuerte como el que las mujeres sienten al momento del parto.

Medicamentos para Cálculos Renales

¿Qué medicamentos puedo tomar?

 

Los medicamentos más usuales para el Cálculo Renal son los Antiinflamatorios no esteroideos y los analgésicos para combatir el dolor inmediato y para permitir la salida de las piedras de manera natural. Dependiendo de cada caso se pueden usar muchos otros medicamentos. Los principales son:

  • Antibióticos. Para los cálculos formados de Estruvita y cuando está presente una infección bacteriana.
  • Diuréticos. Sirven para ayudar a la expulsión de los cálculos pequeños. Pueden ser los diuréticos tiazídicos o sulfonamidas como la Furosemida.
  • Antiinflamatorios no esteroideos. Tienen un efecto analgésico muy efectivo contra los cálculos renales. Pueden usarse antes que cualquier analgésico. Los más comunes son el Diclofenaco, Naproxeno y Dexketoprofeno.
  • Antiinflamatorios esteroideos. También tienen propiedades analgésicas, además de antiinflamatorias. El más usual es la Prednisona.
  • Analgésicos. Se usan específicamente para combatir el dolor. Los más comunes son Metamizol, Morfina, Metadona, Pentazocina, Tramadol y otros.
  • Alfabloqueantes. Relajan la musculatura facilitando la salida de los cálculos. Uno de uso frecuente es la Tamsulosina.
  • Antigotosos. Para cálculos de ácido úrico. El medicamento más común es el Alopurinol.

Presentaciones ¿Cómo saber cuál elegir?

  • Tabletas, pastillas, grageas, comprimidos o cápsulas. Este medicamento se receta para aliviar las molestias en tanto se decide la opción para eliminar el cálculo renal. Entre las marcas más comunes están Voltaren Dolo, Lertus, Flotac, Buscapina, Tramacet, Tradol Retard, etc.
  • Jarabe. Es una presentación poco frecuente en este padecimiento. Las marcas más usadas son Deflox, Tralic, etc.
  • Gotas. Una opción para mantenimiento. Las marcas incluyen Cataflam, Buscapina Compositum, Tradol, etc.
  • Polvo granulado. Una alternativa oral. el más común es Dioxaflex Rapid.
  • Solución inyectable o polvo para preparar. La presentación más usual al llegar a emergencias. Algunos de los medicamentos son Amikin, Lasix, Voltaren, Galedol, Buscapina Compositum, Tradol, Etc.

Medicamentos para Cálculo Renal en niños y bebés

Este padecimiento es poco frecuente en niños y bebés, pero si existen antecedentes, por lo que hay medicamentos especiales, además de que se pueden usar también algunos de los apropiados para adultos:

  • Medicamentos para niños. Cataflam Junior, Deflox, etc.
  • Medicamentos para bebés. Cataflam Pediátrico, etc.

Homeopatía para los Cálculos Renales

Los medicamentos homeopáticos para la Cálculo Renal sirven exclusivamente para aliviar algunos de los síntomas, pero se deben utilizar bajo supervisión médica y con la atención puesta en la intervención quirúrgica en el momento que se decida. Algunos de los que son de ayuda incluyen a:

  • Calcarea Carbonica, facilita la expulsión de la arenilla o piedras en los riñones.
  • Berberis Vulgaris, para cuando el dolor se manifiesta en el lado izquierdo o la zona de la espalda.
  • Lycopodium, para cuando hay coloración roja en la orina.
  • Uricum Acidum, para cálculos de ácido úrico en personas con gota.
  • Phosphoricum Acidum, Silicea o Calcarea Phosphorica, adecuados cuando los cálculos son de sales de fosfatos.
  • Medorrhinum, efectivo con cálculos en el riñón o las vías urinarias.
  • Serum Aguillae, para cuando el dolor se presenta solo en los riñones.

Es común que en los hospitales se sugiera la solución inmediata de actuar inmediatamente para extraer o destruir los cálculos renales, pero en muchos casos estos pueden eliminarse por otros medios, incluyendo los medicamentos homeopáticos.

Remedios naturales para Cálculo Renal

Los remedios naturales para Cálculo Renal son muy efectivos dependiendo del material del que estén hechos y de que se sigan diversas recomendaciones al mismo tiempo, como ingerir abundante agua:

  • Té de cebolla morada. Media cebolla en medio litro de agua por la mañana y la noche durante la primera semana y solo en las mañanas la segunda semana. Es efectivo contra los cálculos de ácido úrico.
  • Jugo de piña. de 500 a 1000 mililitros de jugo diariamente en ayunas durante 1 semana.
  • Bicarbonato de sodio. Media cucharadita en un vaso de agua diariamente ayuda a disolver los cálculos de ácido úrico o prevenir su formación.
  • Vinagre de manzana con bicarbonato de sodio. Media cucharadita de bicarbonato disuelta en 2 cucharadas de vinagre tomadas 3 veces al día por 1 semana. Disuelve los diversos tipos de cálculos.
  • Agua de limón. Ayuda a prevenir y disolver los cálculos de fosfato u oxalato de calcio.

Tipos de Cálculos Renales

Existen diversos tipos de Cálculo Renal con base en su composición. Los tipos más comunes son:

  • Cálculos de calcio. Es el más común y se presenta tanto en condiciones normales de calcio en la sangre como por exceso. Intervienen la herencia, alimentación, presencia de cáncer y muchos otros factores.
  • Litosis de ácido úrico. Común en las personas que padecen gota. Se forman como consecuencia de un exceso de ácido úrico en la orina. También pueden formarse por factores hereditarios, quimioterapia o algunos tipos de cáncer.
  • Cálculos de Estruvita. Se presentan como consecuencia de infecciones urinarias.
  • Cálculos de Cistina. Es un padecimiento hereditario.
  • Litosis de sales de fosfatos. Se presentan tanto por la herencia como por costumbres alimenticias, especialmente en las personas que comen demasiados productos lácteos.

Causas del Cálculo Renal y Cómo prevenirlo

Las causas más comunes de los Cálculos Renales son los factores hereditarios y los hábitos alimenticios, además de algunas otras. La lista mostrada a continuación incluye las principales causas:

  • Factores hereditarios.
  • Factores congénitos.
  • Infecciones en las vías urinarias, principalmente en mujeres.
  • Gota.
  • Costumbres alimenticias.
  • Hiperparatiroidismo.
  • Cirugía intestinal.
  • Neoplasias malignas, que consisten en una división celular anormal.
  • Síndrome de Lesch-Nyhan, padecimiento masculino hereditario que consiste en metabolizar un exceso de ácido úrico.
  • Quimioterapia.
  • Exceso de calcio o la falta de calcio con abundancia de oxalatos.
  • Exceso de vitamina D.
  • Bypass intestinal o cirugía para pérdida de peso.
  • Diarrea crónica.
  • Deshidratación.
  • Medicamentos como los antiácidos, para el Sida o diuréticos.
  • Quistes en los riñones.
  • PH ácido en la orina por debajo de 6.
  • PH alcalino en la orina, por encima de 7.

Para prevenir el Cálculo Renal se aconseja:

  • Beber agua habitualmente en cantidad aproximada a los 2 litros.
  • Evitar la obesidad.
  • Hacer ejercicio con frecuencia.
  • Mantener una alimentación sana y balanceada.
    • Evitar el exceso de sal.
    • Disminuir la ingesta de proteínas.
    • Reducir el consumo de azúcar.
    • Regular el consumo de productos lácteos.
    • Regular el consumo de espinacas, nueces, salvado de trigo, fresas, betabel, etc.
    • Eliminar o reducir el consumo de refrescos de cola, tés, café, chocolates, etc.
  • No contener las ganas de orinar.

Cómo curar el Cálculo Renal

Los Cálculos Renales puede curarse en muchos casos con una correcta hidratación del organismo tomando agua de 2 a 2.5 litros diarios y un medicamento para el dolor, para que se pueda expulsar con facilidad sin mayores daños. Esto es efectivo para piedras de alrededor de 0.4 mm.

Las de tamaño superior pudieran no ser expulsadas o causar sangrados u obstrucción.

Para cuando se tienen síntomas iniciales de Cálculo Renal se sugiere:

  • Tomar inmediatamente un medicamento analgésico o antiinflamatorio no esteroideo potente. El Diclofenaco puede servir para combatir las molestias en pocos minutos, en lo que permite tratar los cálculos por el medio que se decida.
  • Acudir al hospital para estudios y diagnóstico. No sirve de mucho acudir con un médico particular, ya que se requerirán de varios servicios médicos que generalmente solo están disponibles en los hospitales.
  • Comenzar a corregir los hábitos de ingesta de agua y alimentos de inmediato.
  • Es posible que se requiera de diálisis.
  • Decidir sobre el medio para solucionar el padecimiento, ya sea por medicina alópata, homeópata o remedios naturales y usarlos. Es posible combinar diversos medios.
  • En algunos casos la solución urgente será la destrucción o extracción de la piedra o piedras por diversos medios, dependiendo de la ubicación, tamaño y gravedad de la situación. Esto requerirá de hospitalización inmediata.
  • Verificar la desaparición de los cálculos mediante los estudios necesarios.