Qué es: Síntoma

Afecta: Estómago, bazo, hígado, intestinos, cólon, órganos reproductivos de la mujer, apéndice, páncreas, riñones, vesícula biliar, etc.

Tipo de Enfermedad: Inflamatoria, hemorrágica, ulcerosa, etc.

Tiempo de recuperación: Depende del padecimiento que lo cause.

El Dolor Abdominal abarca una zona en la que se localizan diversos órganos, donde cualquiera de ellos puede ser el responsable. Generalmente no implica la presencia de un padecimiento grave, ya que puede deberse a una simple indigestón o infección estomacal, pero también puede ser un indicador de trastornos más graves, como en el caso de una peritonitis, que de no ser atendida a tiempo puede ser fatal. 

Algunos otros padecimientos que pueden ocasionar el dolor abdominal son la apendicitis, muy común especialmente en niños y jóvenes, trastornos de la digestión, que pueden remediarse con algún medicamento de venta libre, la inflamación de diversos órganos como el páncreas o el hígado, además de muchas otras causas.

Los síntomas que pueden acompañar a este dolor son:

  • Náuseas.
  • Flatulencias.
  • Ardor estomacal.
  • Tos.
  • Vómito.
  • Dificultad para respirar.
  • Distensión abdominal.
  • Rigidez abdominal.
  • Inflamación.
  • Falta de apetito.
  • Agruras.
  • Diarrea.
  • Hemorragias.
  • Fiebre.
  • Dolor al orinar.
  • Necesidad de orinar con mayor frecuencia por las noches.

La intensidad del dolor no es proporcional a la gravedad del padecimiento, por lo que resulta importante acudir al médico para un diagnóstico preciso, donde pudieran requerirse incluso algunos análisis adicionales o estudios más completos que incluyan sonogramas o radiografías.

Medicamentos para Dolor Abdominal

¿Qué medicamentos puedo tomar?

Los medicamentos recomendados para el Dolor Abdominal dependen específicamente de lo que lo esté causando. Algunos de los medicamentos utilizados más comúnmente son:

  • Ácidos biliares. Si es necesario deshacer piedras o cálculos biliares.
  • Antiácidos. Cuando el dolor es causado por una indigestión estomacal.
  • Analgésicos. Disminuyen el dolor.
  • Antiinflamatorios. Cuando el problema es la inflamación de órganos o vientre. Pueden ser no esteroideos o corticosteroides.
  • Antibióticos. Sirven para combatir las bacterias que pudieran estar provocando una infección.
  • Antidiarreicos. Cuando uno de los trastornos es la diarrea.
  • Antieméticos. Son apropiados para reducir las náuseas.
  • Antiespasmódicos. Suprimen los cólicos que pudieran causar el dolor.
  • Antipiréticos. Combaten la fiebre.
  • Antivirales. Son recetados cuando la infección es causada por virus.
  • Bloqueadores Alfa. Relajan la próstata y la vejiga para permitir un mejor flujo de orina. También relajan el músculo del hígado para permitir desalojar cálculos.
  • Desparasitantes. Si el dolor es causado por lombrices y otros microorganismos.
  • Diuréticos. Ayudan a eliminar cálculos.
  • Electrolitos. Ayudan a reponer sales perdidas en caso de vómito o diarrea.
  • Laxantes. Si el problema se debe a estreñimiento.
  • Inhibidores de la bomba de protones. Disminuyen la producción de ácidos estomacales.
  • Inhibidores de oxidasa de xantina. Específicos para algunos tipos de cálculos.
  • Interferones. Para reducir la replicación de virus.

Presentaciones ¿Cómo saber cuál elegir?

  • Tabletas, pastillas, cápsulas y grageas. La presentación más popular en diversos tipos de medicamentos. Algunos de los más comunes medicamentos son Atisuril, Flotac, Panclasa, Lertus, Advil Max, Mejoral 500, Dolaren, Ursofalk, Tempra, Losec, Tramacet, Zyloprim, etc.
  • Tabletas efervescentes. Presentación de rápido efecto. Las marcas más usuales son Galedol, Pepto-Bismol, Alka Seltzer, etc.
  • Tabletas masticables. Una cómoda presentación para usar en cualquier momento. Las marcas más comunes incluyen Calcid, Melox, Tempra Infantil, Riopán, Tums, Pepto Bismol, Almax, Facidex Total, etc.
  • Jarabe. Es una alternativa oral. Las marcas más usadas son Tralic, Deflox, Pepto Bismol, Melox, Alkagel I.S., Clavulin, Ranisen, Pramigel, etc.
  • Gel oral. Una opción para trastornos estomacales. Las marcas más frecuentes son Gelan Plus y Riopán Gel.
  • Solución en sobres. Otra alternativa oral. Algunas marcas importantes son Picot Adv, Dioxaflex Rapid, Vivera, Almax, Agrulax, Pepsane, etc.
  • Polvo para solución oral. Riopán, Estomaquil, Nexium, Sal de Uvas Picot, Picot Plus, etc. Es una presentación que suele tenerse en casa o la oficina.
  • Gotas. Es una presentación menos frecuente que los jarabes de uso similar. Las marcas más frecuentes son Cataflam, Deflox, Tradol,  Plidán, Buscapina Compositum, etc.
  • Sueros orales. Algunas de las marcas más comunes son Suerox, Electrolit, Pedialit, etc.
  • Supositorios. Útil para niños o personas que no pueden ingerir medicamentos orales. Una de las marcas principales es Febrax.
  • Solución inyectable. Para casos graves o uso hospitalario. Las marcas principales son Amikin, Binotal, Galedol, Lasix, Plidán, Voltaren, etc.

Medicamentos para el abdomen para niños y bebés

Para diversos padecimientos relacionados con el dolor abdominal existen medicamentos especiales para uso infantil y pediátrico.

Algunos de los principales son:

  • Medicamentos para niños. Cataflam Junior, Deflox, Mejoral-Ito, Pepto Bismol, Tempra Infantil, Amo Bay CL, etc.
  • Medicamentos para bebés. Amoxiclav, Augmentin, Febraxito Pediátrico, Cataflam Pediátrico, Penamox, etc.

Las situaciones más comunes en los niños son ocasionadas por infecciones bacterianas y virales, además de los parásitos intestinales.

Homeopatía para Dolor Abdominal

Existen una gran variedad de medicamentos homeopáticos para Dolor Abdominal provocado por diversas causas. Entre los principales están:

  • Belladona. Para los cólicos estomacales.
  • Berberis vulgaris. Cuando el dolor abdominal es causado por cálculos en los riñones o el hígado.
  • Calcarea carbonica. Útil también para la expulsión de arenilla o piedras en hígado y riñones.
  • Carduus marianus. Para la expulsión de cálculos en el hígado.
  • Dulcamara y la Magnesia Carbónica. Para cuando el dolor es causado por una infección viral.
  • Medorrhinum. Ayuda a despejar las vías urinarias y riñones de pequeños cálculos.
  • Phosphorus. Para náuseas, vómitos, acidez estomacal y úlceras.
  • Ignatia amara. Para aliviar los dolores por problemas de digestión.
  • Ipecacuanha. Sirve para aliviar las náuseas y el vómito.
  • Nux vomica. Para dolores estomacales por indigestión.

Remedios naturales para Dolor Abdominal

Los remedios caseros o remedios naturales son muy abundantes en México para todo tipo de padecimientos. Están los siguientes para aliviar diversos trastornos que pudieran causar el dolor abdominal:

  • Bicarbonato de sodio. En caso de problemas de digestión o reflujo.
  • Caldo de pollo con limón. Alivia en caso de acidez estomacal.
  • Infusión de Jengibre con limón. Ayuda a aliviar los dolores en diversos padecimientos.
  • Jugo de frutos cítricos como limón, piña, naranja, toronja, etc. Ayudan a disolver y expulsar cálculos renales o biliares. En el caso de los biliares funcionan mejor con una cucharada de aceite de oliva.
  • Té de manzanilla con miel. Para trastornos gastrointestinales que causan dolor.
  • Vinagre de manzana con miel. Para problemas de digestión estomacal.

Tipos de Dolor Abdominal

El Dolor Abdominal se puede manifestar con diversa intensidad y de varias maneras. Con base en ello se clasifica de diversas formas:

  • Cólico. El dolor aparece y desaparece de repente. Puede indicar la presencia de cálculos renales o biliares, aunque también es característico de la menstruación.
  • Dolor localizado. Aparece en un lugar específico del abdomen y es muy constante. Puede indicar los siguientes problemas de acuerdo a su localización:
    • Dolor agudo en la  boca del estómago indica una gastritis. 
    • El dolor del lado derecho del abdomen se relaciona con la inflamación del hígado o cálculos biliares.
    • Dolor debajo de las costillas en la parte central pueden señalar la inflamación de la vesícula y cálculos en dicho órgano.
    • Si el dolor es del lado izquierdo puede indicar problemas en el bazo.
    • Dolor justo debajo del seno izquierdo pudiera señalar un trastorno en el corazón.
    • Si el dolor se percibe en la parte baja del abdomen y se percibe con mayor intensidad al doblar la pierna derecha indica peritonitis.
  • Sentir dolor generalizado. El dolor se extiende por todo el abdomen sin que se pueda precisar un solo punto de origen. Esto podría indicar colitis nerviosa, colon irritable, infección gastrointestinal y otros trastornos intestinales.
  • Dolor tipo calambre. Comúnmente se conoce como retortijones. Se acompaña de diarrea en muchos casos y tiene que ver con acumulación de gases, distensión abdominal y fiebre cuando se presenta por muchas horas. 

Causas de Dolor Abdominal y Cómo prevenirlo

Los padecimientos que pueden provocar el Dolor Abdominal son muy variados. Algunos de los más comunes son:

  • Apendicitis – Un padecimiento que requiere de operación inmediata.
  • Cálculos o piedras. Pueden estar en los riñones, hígado, vesícula biliar, la vejiga, vías urinarias o hasta pasar a otros órganos como el páncreas.
  • Cáncer en algún órgano. En el estómago, páncreas, intestinos, etc.
  • Colitis. El dolor es provocado por la inflamación intestinal o la formación de úlceras.
  • Consumo de alcohol – El alcohol es un irritante del tracto digestivo y de diversos órganos como el hígado.
  • Estreñimiento – Puede ser por falta de motilidad intestinal o algún bloqueo intestinal.
  • Estrés. La tensión provoca problemas de todo tipo, incluyendo trastornos abdominales.
  • Gastritis – Provocado generalmente por el alto consumo de alimentos irritantes y grasas.
  • Hernias. Es cuando algún músculo u órgano se sale de su cavidad provocando dolor.
  • Infección estomacal – Generalmente al comer alimentos crudos o mal lavados y sin hervir o cocer apropiadamente. Pueden ser por parásitos, bacterias o virus.
  • Inflamación de diversos órganos. Algunos de estos son la faringe, las trompas de Falopio, ovarios, útero, páncreas, hígado, etc.
  • Intolerancia o alergia a los alimentos – La intolerancia a la lactosa o la fructosa son casos muy comunes.
  • Intoxicación por alimentos – Por comer alimentos en mal estado. 
  • Mala alimentación. Por incluir en la dieta un exceso de grasas.
  • Medicamentos. Diversos medicamentos son muy agresivos con el tracto digestivo, como los antiinflamatorios no esteroideos, entre otros.
  • Menstruación. Es típico el dolor abdominal por inflamación durante la menstruación.
  • Padecimientos del corazón. Los más frecuentes son infarto al miocardio inferior, angina abdominal y aneurismas.
  • Peritonitis. Otro padecimiento grave en que se debe acudir a un hospital para intervención quirúrgica.
  • Por comer en exceso – Generalmente provoca indigestión.
  • Reflujo. Irrita con frecuencia el tracto alimenticio hasta provocar graves daños que causan el dolor.
  • Torsión testicular.  Se manifiesta con dolores agudos y repentinos en el abdomen.
  • Úlceras estomacales – Son lesiones graves del tracto alimenticio que requieren de medicamentos especiales.

¿Cómo curar el dolor Abdominal?

Algunos padecimientos son muy leves y se curan en muy pocas horas sin necesidad de medicamentos o utilizando solamente antiácidos de venta libre.

Cuando el dolor puede deberse a un problema grave o ha durado demasiado, más de 24 horas, por ejemplo, es indispensable buscar ayuda médica. Ante un dolor intenso que no permite realizar las actividades diarias es indispensable acudir de inmediato a un hospital.

La manera de curarse dependerá del tipo de padecimiento que provoca el dolor abdominal pero, en general, es conveniente seguir las siguientes recomendaciones:

  • La primera opción es tomar algún antiácido si se sienten molestias en el tracto alimenticio, un laxante contra el estreñimiento y otros medicamentos de venta libre contra padecimientos fáciles de identificar.
  • Hidratarse apropiadamente cuando haya presencia de vómito o diarrea.
  • Ingerir alimentos blandos las primeras horas o días después de iniciado el tratamiento. Suprimir los irritantes.
  • Evitar el consumo de alcohol.
  • Mantenerse en reposo.
  • Consultar a un médico en caso de necesidad.
  • Iniciar el tratamiento.

Siempre es recomendable atender a la zona donde se percibe el dolor y la intensidad, aunque no siempre es un indicativo de gravedad. Ante cualquier duda es mejor acudir al médico por una simple indigestión, que dejar de hacerlo en un padecimiento potencialmente grave.