Respicil

¿Para qué Sirve?: Para tratar infecciones bacterianas.

Fórmula: Penicilina G Procaína + Metamizol.

¿Qué es?: Medicamento de marca comercial.

Presentaciones: Suspensión inyectable 5 ml.

Patente - Venta Con receta.

Riesgos en Embarazo: medio

Riesgos en Lactancia: medio

Riesgos con Alcohol: bajo

Artículo revisado y aprobado por Nuestro equipo médico siguiendo la politica editorial - Última Actualización: 03/23/2020



Guía de Información de Respicil

  • Nombres Comerciales: Respicil.
  • Nombre Genérico: Penicilina G Procaínica + Metamizol sódico.
  • Sirve para: tratar y prevenir infecciones bacterianas.

¿Qué es y para qué sirve Respicil?

Respicil es un antibiótico penicilínico. Está formado por una combinación de dos medicamentos: Penicilina G Procaínica y Metamizol sódico.

La Penicilina G Procaínica también conocida como Bencilpenicilina G Procaínica, funciona matando las bacterias que causan infecciones.

El Metamizol es un antiinflamatorio no esteroideo (AINE) derivado de la pirazolona. También llamado dipirona, es un agente antiinflamatorio y analgésico.

Respicil está indicado para tratar:

  • Carbunco, también llamado ántrax es una enfermedad bacteriana grave, altamente infecciosa y contagiosa.
  • Sífilis, infección de transmisión sexual muy común que se propaga a través del sexo vaginal, anal y oral.
  • Gonorrea, enfermedad infecciosa de transmisión sexual que se caracteriza por la inflamación de las vías urinarias y los genitales, y que produce un flujo excesivo de moco genital.
  • Difteria, enfermedad infecciosa, provocada por un bacilo, que afecta la nariz, la garganta y la laringe, produciendo fiebre y dificultad para respirar.
  • Erisipela, enfermedad infecciosa bacteriana que afecta a la piel y al tejido subcutáneo, especialmente del rostro y se caracteriza por la aparición de placas rojizas.
  • Gingivoestomatitis necrotizante ulcerosa, infección dolorosa de las encías que causa dolor y fiebre.
  • Faringitis bacteriana, inflamación de la faringe que provoca dolor de garganta, fiebre, dificultad para tragar y presencia de ganglios del cuello inflamados.
  • Enfermedad de Lyme, infección bacteriana que se adquiere por la picadura de una garrapata infectada.

Respicil sólo debe usarse bajo prescripción médica, y como antibiótico no debe ser usado para tratar resfriados, gripe u otras infecciones virales.

Presentaciones y Formas de Administración

Respicil es comercializado y distribuido por laboratorios Senosiain en las siguientes presentaciones:

  • Solución inyectable: disponible en ampolletas de 5 ml, tanto en presentación para Adultos como Infantil.

Dosis Recomendadas por Edad

Presentación    0 a 12 años Mayor a 12 años Veces al día
 Suspensión Inyectable Infantil          5 ml   No recomendada         2
Suspensión Inyectable Adultos No recomendada             5 ml         2

** USO Y DOSIS DEBE SER SIEMPRE RECETADA POR UN MÉDICO **

Respicil puede ser administrada a niños y adolescentes, siempre de acuerdo a la prescripción del médico tratante. De igual forma en los adultos, ya que este medicamento al ser un antibiótico es de uso delicado.

IMPORTANTE: 

No debe exceder ni limitar la dosis recomendada por el médico, ya que en ambos casos puede aumentar el riesgo de contraer una infección más adelante, haciéndose resistentes las bacterias al antibiótico.

Contraindicaciones y Advertencias

  • Generales: informe a su médico si está tomando algún medicamento o suplemento vitamínico, antes de iniciar el tratamiento. También debe mencionarle si tiene una dieta baja en sodio o potasio, o si tiene o ha tenido asma, alergias, fiebre del heno, urticaria, insuficiencia cardíaca, enfermedad renal o hepática.
  • Alergias: evitar el uso en pacientes que sean alérgicos y hayan tenido reacciones adversas graves con medicamentos que contienen penicilina o cefalosporina como cefaclor, cefadroxil, cefazolin (Ancef, Kefzol), cefditoren (Spectracef), cefepime (Maxipime), céfixime (Suprax), cefotaxime (Claforan), cefoxitin, cefpodoxime, cefprozil, ceftazidime (Fortaz, Tazicef), ceftibuten (Cedax), ceftriaxone (Rocephin), cefuroxime (Ceftin, Zinacef) y cephalexin (Keflex) o cualquier otro medicamento. Igualmente evitar en pacientes alérgicos a Metamizol o a otras pirazolonas o pirazolidinas.
  • Mezcla con alcohol: no se recomienda el consumo de alcohol, sobre todo si simultáneamente está tomando ciclosporina, ya que se potencian los efectos de la misma.
  • Mezclar con otros medicamentos: antes de iniciar el tratamiento debe mencionar al médico si está tomando cualquiera de los siguientes medicamentos: aspirina; cloranfenicol; diuréticos como ácido etacrínico (Edecrin) y furosemida (Lasix); eritromicina, indometacina (Indocin, Tivorbex); probenecid (Probalan); sulfa antibióticos; y tetraciclina (Achromycin). Es posible que su médico deba cambiar las dosis de sus medicamentos o supervisar atentamente para saber si sufre efectos secundarios. Cuando la penicilina G se utiliza con probenecid en forma concomitante ésta disminuye.

Compatibilidad de Respicil en Embarazo y Lactancia

EMBARAZO

RIESGO MEDIO

MEDIO

LACTANCIA

MEDIO RIESGO

MEDIO

  • Según FACMED, nunca se han reportado alteraciones en humanos durante el embarazo con el uso de penicilina G. Y con respecto al uso de Metamizol el cual es el otro principio activo de Respicil, CIMA afirma que los datos disponibles sobre el uso de este medicamento en mujeres embarazadas son limitados, sin embargo, en general no se recomienda su uso durante el primer y segundo trimestre de embarazo.
  • Según e-lactancia, la penicilina G se excreta en leche materna en cantidad clínicamente insignificante y no se han observado problemas en lactantes cuyas madres la tomaban. Además los niveles en plasma de dichos lactantes fueron indetectables o muy bajos. La penicilina es un antibiótico de amplio uso en Pediatría y Neonatología, muy bien tolerado incluso por recién nacidos prematuros. Sin embargo, la misma fuente informa que el Metamizol, es poco seguro y aconseja usar una alternativa más segura, concluyendo que tiene riesgo alto para la lactancia.

Efectos Secundarios

Los principales efectos secundarios son náuseas, vómitos, descenso de la presión arterial, dolor, hinchazón o enrojecimiento en el lugar donde se inyectó el medicamento.

Sin embargo, existen otros efectos secundarios que pueden ser muy graves:

  • Aparato digestivo: dolor de estómago, diarrea intensa, calambres estomacales.
  • Sistema nervioso: dificultad para respirar o tragar, convulsiones, debilidad, ritmo cardíaco irregular (lento o rápido).
  • Neuromuscular y esqueléticos: dolor muscular o de articulaciones.
  • Piel: sarpullido, urticaria, picazón.
  • Sangre: sangrados o moretones inusuales, sangre en la orina, agranulocitosis.
  • En general: inflamación del rostro, garganta, lengua, labios, ojos, manos, pies, tobillos o parte inferior de las piernas.

En caso de presentarse alguno de los síntomas mencionados, por efectos del medicamento, suspenda su uso y llame a su médico inmediatamente o busque tratamiento médico de emergencia.

Fuentes Médicas